Leyendo: Las batallas en el desierto


Esta entrada jamás será leída por alumnos de mi colegió, porque la verdad temo mucho a la crítica de ellos, son como bellos seres que están en sintonía con el cosmos de la lectura. Yo solo soy un Dios hermoso que busca el amor entre las páginas y la realidad. Jejejej, no es verdad.

Ya, fuera de broma, respeto mucho a mis compañeros del colegio y por ello les recomiendo este librito (literal) por si se les antoja pasar un buen ratito (también es literal mi morfema de ito).

Las batallas en el desierto de José Emilio Pacheco es una novela corta en la que el contexto, la crítica, el transcurrir del tiempo, el espacio, los sentimientos, el entendimiento, la moral, las costumbres, los recuerdos y la buena descripción que nos ubica en escenarios populares percibiendo colores muy agradables en base a un lenguaje ligero y fácil pero con una estructura que aún estoy entendiendo.

Cada uno crea los escenarios según su realidad, eso es un hecho, pero estoy seguro de que muchos coincidiéremos con los colores y las dimensiones de los lugares en los que nos sitúa esta obra.

La historia se construye de un estambre común: un amor imposible, el chiste son las puntadas que se le dan donde ni la más experta en el tejido termina de entender como resultó tan hermoso chalequito. Por ello podremos usarlo con muchas otras prendas obteniendo una imagen distinta. Me refiero a que es un texto polisémico que seguramente podremos releer sintiendo emociones similares pero con miradas distintas una y otra y otra y otra.

Recomiendo muchisisiisisisisisisisisiisisimo esta novelita (y no en el sentido despectivo) a aquellos que no sepan quién es Pacheco, a aquellos que se quieran acercar a la lectura y a aquellos que ya lo hacen como adictos.

Nota: mi calcetín tiene un agujerito… hora de convertirlos en algo nuevo!

Y la fabulosa frase del libro  “Carne de gata, buena y barata”