Leyendo: El percherón mortal.


Almadía estrena su colección de novela negra con dos aciertos y un fallo. Los aciertos son las dos novelas con las que arranca: Al lado vivía una niña, primera novela de Stefan Kiesbye, y El percherón mortal de John Franklin Bardin, que me agradó más que la primera mencionada. El fallo está en la última novela, pues El percheron mortal no es una novela negra, es una novela policiaca. La novela negra podrá provenir de la policiaca, pero la obra de Bardin no reúne las características para estar clasificada como tal.

Aclarado este punto puedo decir que El percherón mortal es un texto para aquellos que gusten de la novela policiaca y que se quieran enfrentar a un estado continuo de confusión. El libro se coge a tu mente, se la folla constantemente y no sabes donde estas en la primera mitad. Hay un interés por parte del autor en mover el suelo en el que estamos parados y no estar del todo consientes de lo que está sucediendo. Se hace de recursos sencillos y un tanto engañosos como nombres de fácil asociación por sus la letra con la que inician. Los espacios temporales perdidos harán que la historia pierda continuidad y sea confusa para que queden eslabones abiertos que con el correr de la historia se irán uniendo poco a poco, engarzándose en una historia que hasta la última página es como se completa.

Los personajes son muy desagradables, poco empáticos y sumergidos en una constante alteración de sus sentidos. Viven en mucho estrés y te lo transmiten, puede que ésta sea la razón de que quieras seguir avanzando en tu lectura sin interrumpirla. Es un texto en el que te adentras y no te suelta fácilmente. En la primera mitad te sientes perdido, cayendo a un lugar en el que no sabes donde pararás. En la segunda mitad, eres el detective que siente la necesidad de advertir que pasará, te dan ganas de gritarles a los personajes o intervenir en algo que, hasta el último momento, consideras no se está manejando de la manera correcta.

La historia está narrada en primera persona por George Matthews, un reconocido psiquiatra quien en un día de trabajo recibe la visita de Jacob Blunt, un chico que llega preocupado ya que piensa estar loco. Blunt le expone su caso: tres leprechauns le piden que haga cosas extravagantes a cambio de dinero. Él las hace desde hace un tiempo pero interesado y convencido de que se está volviendo loco decide hacer la visita al psiquiatra. Matthews presta atención a su paciente y decide acompañarlo en uno de los encuentros que tendrá Jacob con uno de los leprechauns. La sorpresa de George es grande cuando frente a él aparece un ser de baja estatura. Hasta este momento y un poco más adelante, pensaremos que el elemento de lo fantástico y su mundo se ven incluidos en éste relato, pero con el discurrir del texto desaparecerá y es entonces cuando comienzan a jugar seriamente con nuestra mente, con las expectativas que tenemos y que nos hemos ido formando sobre lo que ya se nos ha dicho. Nos vemos forzados a entrar en un estado de neutralidad para abrirnos a la idea de que todo lo posible puede y va a suceder.

La obra de Bardin trata de abordar a muchos de sus personjaes desde el conocimiento y manejo de la sique. Continuamente Matthews estará cavilando sobre acciones en los personajes que indiquen quienes son realmente, juega con ellos y trata de manejarlos a su conveniencia en determinado caso, los estudia, es el detonante para las reacciones que prevé sobre ellos, los analiza y perfila, sabe qué tipo de trato darles a cada uno por aquello que le revele el carácter. Toda esta idea la sostiene por un tiempo largo y le sirve como herramienta para darle continuidad a las acciones y no estancar el relato en un punto de incertidumbre. Quizá esto sea lo único de lo que podemos estar seguros al inicio del libro. Después lo abandona un poco para dar mayor movilidad a la narración.

Sin duda El percherón mortal  es un libro que se lee rápido por el interés que despierta en nosotros, que si bien no es un texto escrito con maestría, si hay mucha destreza en la forma en la que nos conducimos en un relato que al final nos emocionará.

Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s