Leyendo: Canción de Rachel


 

¿Se han sentado alguna vez frente una anciana que tiene muchas cosas que contarles? ¿Les ha ocurrido que el tiempo se fuga en una válvula que queda abierta ante las historias de una persona que habla y habla contando su vida? ¿Les ha pasado que su atención vuela cuando el platicar cotidiano nos conduce a dilucidar sobre lo que se nos está diciendo?

Miguel Barnet ha conseguido, en Canción de Rachel, que seamos el receptor de una platica llena de pesquisa, una narración triste de una vieja mentirosa que nos irá dando en pequeñas dosis información importante sobre su vida (siendo ésta la línea sobre la que se desarrolla el libro) y en la que encontraremos otro tipo de información; sucesos políticos y sociales en su mayoría.

La narrativa es agradable, ya que a medida que vayamos avanzando nos encontraremos con diferentes voces que desmienten a Rachel o le dan la razón; la carta del marido muerto diciendo que sí le gustaba, las compañeras de trabajo que no la bajaban de puta, amistades que la revelan como una mujer de bajos mundos y no de alcurnia y fineza total. Estas voces provocarán que escuchemos todo cómo si fuese un suceso real y verídico, anulándose por ser ésta novela una ficción; con chismes, rumores y confesiones de ella y de gente que la rodeaba.

La historia trata la vida de una vedette de los años 20’s hasta su presente en Cuba. Rachel es una mujer llena de vigor, fuerza y valentía, así como de ingenio para decir y hacer las cosas, siempre peleando por un protagónico o por un lugar en el escenario de su vida. Como hija de padres extranjeros y nacida en Cuba, su lenguaje en ocasiones resulta ajeno o totalmente extraño, con muchos localismos exagerados que podrían resultar incomprensibles y un obstáculo para la lectura pero que entendiendo la idea en su totalidad resuelven esa confusión.

Rachel se revela como una artista desarrollada con talento natural; bailarína, cantante, músico o ayudante de circo. Ante nosotros queda como una mujer que buscó acomodarse en una buena posición teniéndose a sí misma como un producto rentable. Intercambio de besos por protagónicos o incluso por abarcar un teatro completo. Rachel se dibuja tal y como es con sus mentiras y sus atisbos de verdad, bosquejándonos a su madre con mucho cariño y haciéndola un personaje importante dentro del relato. Otros personajes resultan, de igual forma, claros ante la protagonista que se hace protagonista de su mismo relato, personajes que tienen un carácter bien definido, que han sido tratados desde el inicio para ser creíbles y que es fácil imaginarlos por esta forma tan común en la que se narra la novela, estas pláticas que hacemos día con día en las que a veces describirnos a alguien de manera muy subjetiva. .

Por la manera en la que está escrito seremos solo espectadores y centro del espectáculo que se está gestando, no seremos participes del texto mas allá de receptores e interpretes del mensaje, nos podremos imaginar que es la puta mas grande del mundo y lo confirmaremos al llegar a nuestros ojos las declaraciones de otras personas que hablan de ella. Rachel es dura, un hueso difícil de roer, poco digerible al mundo y que para nosotros significará siempre una distancia considerable, distancia que ella misma establece en su postura de diva y estrella. Nos podrá encantar con sus palabras vacías que esconden desesperanzas, vergüenzas y anhelos tristemente perdidos.

Anuncios

Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s