Cosas de Libreros 41


Cliente: Mira, necesito un libro como de trecientas páginas. Poco para poder relajarme. Es que yo leo mucho.

Compañero: Mire, tengo este (le entrega un libro).

C: ¿De cuántas páginas es?… Espera, espera. Puedo saberlo por el peso. Es que leo mucho.

Cosas de Libreros 40


Señora: Hola. Quiero cambiar esta agenda del principito.

Encargada de caja: Claro ¿cuál es el motivo?

S: Es que fue un regalo y no le gustó.

E: De acuerdo ¿tiene el ticket?

S: Sí (busca entre varios pales de su cartera) aquí está.

E: Mire, sólo que hay un detalle, su tiene más de un mes. Por políticas de la empresa no podemos realizarle el cambio ya que sólo tiene treinta días a partir de la compra.

S: ¿Pero cómo? ¿Por qué? Háblale al encargado.

E: Claro, permítame un momento. (Va por la encargada del material de papelería y audiovisuales)

M: (A la encarga de de caja) No hay cambio pero yo se lo digo. (A la señora) Dígame señora ¿en qué puedo ayudarle?

S: Quiero cambiar esta agenda del Principito por esta otra (la muestra).

M: De acurdo, sólo que no puedo hacerle el cambio porque su ticket ya expiró y por políticas de la empresa no podemos hacer el cambio.

S: ¿Me estás diciendo que tire mi agenda? A mi no me sirve, no la quiero. Dime qué hago. Dime, qué voy a hacer si a quien se lo regalé no lo quiere. ¿O qué? ¿Si no te hubiera mostrado el ticket me haces el cambio sin problema?

M: No, en ese caso ni considerándolo podemos hacer algo.

S: Pero dime (comienza a llorar) son seiscientos pesos tirados a la basura, dime algo ¿quién lee los tickets? (incrementa su llanto).

M: (Molesta) Ya, hazle el cambio, con personas así no es posible tratar.

E: Claro. Haciendo el cambio son veinte pesos de diferencia.

S: (Sonriendo, sin lágrimas ni restos del sollozo). Perdón por el drama pero sólo así. Si hubiera sido Sanborns no se habría tenido que llegar a esto.

Cosas de Libreros 39


Cliente: ¿Con quién puedo hablar para hacer un cambio?

Yo: Dígame, cuál es el motivo del cambio.

C: Que no es el libro que quería (me muestra el libro aún cerrado).

Y: Tiene su ticket o algún comprobante.

C: No.

Y: Necesito su ticket para generar el cambio. Déjeme ver si lo rastreo en el sistema, permítame el libro (lo busco, no me aparece ningún registro del libro, ni título, ni autor). Disculpe pero este libro nosotros no lo manejamos.

C: Pero manejas libros, te traigo un libro y tu me das el dinero.

Y: No. Para realizar el cambio tiene que ser un libro nuestro.

C: Quiero hablar con tu gerente.

Y: (Busco al gerente).

G: ¿En qué le puedo ayudar señor?

C: Quiero que me devuelvan mi dinero por este libro que no necesito.

Y: Ese libro no lo manejamos. Es un libro que compraron en otro lugar.

C: Sí, en una librería como esta.

G: Lo lamento, no le puedo cambiar un material que no es de nuestra empresa, tiene que ir a dónde lo compró y cambiarlo allá.

C: Pero ustedes venden libros, no entiendo cuál es el problema.

G: Que ese libro nosotros no lo vendimos a usted. Tiene que ir a donde lo compró.

C: Pero es que en Sanborns me piden el ticket y no lo tengo.

G: Disculpe, no podemos ayudarlo (se da la vuelta)

C: (Sale molesto de la librería).

Cosas de Libreros 38


Cliente: Hola, vengo a realizar un cambio.

Yo: Claro, ¿cuál es el motivo?

C: Por la simple razón de que no me gustó el libro (muestra un libro maltratado por uso).

Y: Lo lamento, sólo se realizan cambios por defecto del libro salvo algunas excepciones.

C: ¿Cómo qué excepciones?

Y: Como que a alguien le regalaron el libro y ya lo tenía entonces nos lo entrega cerrado, porque evidentemente el libro no tenía motivo para estar abierto y con el ticket o algún comprobante realizamos el cambio.

C: Bien, pues a mi no me gustó el libro.

Y: Y le repito que ese no es motivo para cambio.

C: Quiero hablar con tu gerente.

(Le hizo un drama al encargado de libros que era muy malo tratando con problemas de clientes. Se le autorizó el cambio).

Cosas de Libreros 37


Cliente (Hijo de un cineasta chileno de renombre): (señalando la portada de una película y dirigiéndose a mi compañera de discos) Este soy yo (deja la película y sale).

Cosas de Libreros 36


Cliente (Hijo de un cineasta chileno de renombre): (se aproxima gritando) ¡Dime dónde está todo lo que tienes de Buñuel!

Yo: Permítame y se lo busco.

C: No, yo quiero que me lo muestres allá (señala donde están las películas) no en tu computadora.

Y: Primero tengo que consultar el material que tengo en existencia.

C: Mejor ve y muéstrame directamente lo que tienes.

Y: Es que no estoy seguro de las existencias de algunos títulos.

C: No es posible que no los tengan acomodados por director para que yo pueda revisarlos.

Y: (A mi compañera de discos que llegaba de atender a un cliente) El señor quiere saber lo que tenemos de Buñuel.

D: (Sale molesta del módulo y le entrega todo lo que tenemos de Buñuel y se dirige a él) y ya es todo. (se dirige a mi) Ya le había dicho lo que tenemos.

Cosas de Libreros 35


Clienta: ¿Me podrías ayudar encontrando unos libros?

Yo: Claro, dígame cuáles son.

C: Todo lo que tengas de reptilianos.

Y: (Busco en el sistema) Solamente tendría un título.

C: Pero son muchos los que se han escrito.

Y: Desafortunadamente sólo cuento con este, si gusta puedo traérselo.

C: Me gustaría verlo pero también si puedes conseguir más, todos los que se puedan.

Y: Probablemente podríamos conseguir algunos otros.

C: Es muy difícil encontrar títulos a pesar de que mucha gente conoce del tema y escribe sobre ellos. Creo que es cosa de que nos lo quieren ocultar.

Y: ¿Ocultar?

C: Sí, el complot está ocasionando estas cosas. Lo mejor es comprar los libros en cuanto salen, eso te recomiendan, que lo compres porque probablemente no se volverá a publicar porque los reptilianos lo impiden.

Y: Bueno, algunas veces simplemente no se reimprimen o reeditan porque no se vendió muy bien un libro.

C: Sí, eso lo sé, pero con estos siempre es porque no quieren que sepamos. Tú deberías de aprovechar que trabajas en uno de estos lugares para informarte más sobre el tema. Te cambia la vida y la forma de pensar.

Y: Ya lo creo. Lo voy a revisar en cuanto tenga tiempo ¿le traigo el otro libro?

C: Sí (le entrego el libro y se dirige a pagarlo).

Cosas de Libreros 34


Clienta: Disculpa ¿dónde encuentro los libros sobre ciencias ocultas?

Yo: Buen día ¿a qué se refiere con ciencias ocultas?

C: Todas esas enseñanzas que te dicen que no es ciencia pero que sí es.

Y: ¿Podría darme algún ejemplo para entender bien el material del que estamos hablando?

C: Sí. Libros de magia negra, de amarres, de métodos para controlar la mente a distancia.

Y: Claro, sígame. (Le conduzco al área de esoterismo) Aquí está.

C: Pero no es esoterismo lo que te pido. Aquí tienes cosas como de ángeles y eso que no existe. Yo busco cosas de ciencias ocultas.

Y: Sí, disculpe, es que nos quedamos sin espacio y letreros pero aquí lo puede encontrar todo.

C: Gracias.

Cosas de Libreros 33


Cliente: Hola, una pregunta, ¿dónde están tus libros con tablas para multiplicar?

Y: Buen día. Perdone pero no manejo esos textos.

C: ¿Cómo sabes si no has buscado?

Y: Porque no manejamos ese material, no es nuestra línea, pero si quiere le digo dónde lo puede conseguir.

C: Cómo me vas a decir eso si no puedes buscar si lo tienes aquí o no.

Y: (Buscando en el sistema) Mire, no lo tengo.

C: Quizás porque colocaste un guion al inicio.

Y: Es un código que usamos para indicar el libro que buscamos.

C: Quítalo para que te aparezca.

Y: (Quito el guion) ¿Ve? No aparece nada.

C: Yo creo que no estás buscando bien.

Y: (Muy molesto) Señor, sé que no lo vendo y sé que no lo tengo, lo que no entiendo es qué tan difícil es entenderlo. No veo a nadie preguntándome si vendo tortas de queso y que las busque en el sistema.

C: ¿Eso qué tiene que ver?

Y: Tiene que ver con que no vendo el material que usted busca.

C: ¿Y dónde lo venden entonces?

Y: (Con malicia le indico la dirección de una tienda de tortas. El cliente sale).

Cosas de Libreros 32


Niño: (No mayor a los siete años y muy grosero) ¿dónde están los libros para adultos?

Y: ¿Para adultos de qué edad?

N: Adultos como yo.

Y: Pero no eres un adulto.

N: Mi papá dice que sí soy un adulto, que puedo ver cosas que los demás no.

Y: Pero no por eso serías un adulto necesariamente.

N: Sí, porque los adultos ven cosas que los demás no.

Y: También la gente que habla con espíritus, con muertos, con seres de dimensiones oscuras. ¿Acaso puedes ver a los fantasmas?

N: No.

Y: Lo lamento, hasta que veas fantasmas te puedo mostrar los libros para adultos.