Cosas de Libreros 16


Autora BM: Hola

Acompañante de BM: Buen día.

Yo: Qué tal ¿en qué les puedo ayudar?

BM: Nada, voy a buscar unos libros.

Y: Claro, ¿sólo le podría molestar con su bolsa en paquetería?

BM: ¿Perdón? ¿Mi bolso de mano?

Y: Sí, son políticas de la empresa

BM: ¡¿Qué no sabes quién soy?!

Y: Me temo que no, lo lamento.

BM: Pues muy mal, ¿sabe el dueño que pides esto?

Y: Son políticas de la empresa, naturalmente el dueño sabe de esto, si gusta su oficina está en la parte de arriba y también tenemos un letrero justo en la entrada (lo señalo) donde se puede leer la indicación, no es algo mío, lo lamento.

BM: ¡Pues…!

A: Ya BM, deja tu bolso, (dirigiéndose a mi) discúlpala, hace lo mismo en todos lados.

BM: (Mira con enfado a su acompañante y me entrega el bolso de mala gana. Le entrego su ficha y se adentra en la librería)

Anuncios

Cosas de Libreros 15


Cliente: ¿Disculpa, tienes El llano en llamas de Pedro Páramo?

Yo: Me temo que son dos libros los que busca, El llano en llamas y Pedro Páramo de Juan Rulfo.

C: No, a mi hijo le pidieron ese.

Y: Pues es que son dos libros distintos del mismo autor.

C: ¿Entonces no lo tienes?

Y: Sí, tengo ambos libros.

C: ¿Sabes dónde lo puedo conseguir?

Y: No señor, disculpe.

C: Adiós.

Cosas de Libreros 14


Señora: Buenas tardes

Yo: Buenas tardes ¿en qué le puedo ayudar?

S: Pues no mira la verdad es que (y se pone a contar una historia sin pies ni cabeza, luego, mientras sigue hablado, toma una revista, la abre y comienza a leerla en voz alta  para otros clientes que la miran extraño cuando se les acerca para leerles y mostrarles algunas fotografías de la publicación).

Cosas de Libreros 13


Cliente: Hola ¿Tienes este libro? (muestra un papel con los datos)

Compañero O: (Busca el libro. Le aparece agotado desde hace un tiempo) No, disculpe, ya no lo trabajamos.

C: ¿En ninguna librería?

O: Nuestras, por el momento, no, lo lamento, está descatalogado.

C: ¿Y en otras?

O: ¿Cómo?

C: ¿En otras librerías? ¿En ninguna librería del mundo lo voy a encontrar? ¿Ya no está en el mundo? ¿No puedes buscar en tu computadora?

O: Señor, mi sistema sólo me indica las de mis sucursales, no tengo forma de acceder a los stocks de otras librerías, pero le puedo recom…

C: (Con sarcasmo) Gracias por tu ayuda, muy amable (sale murmurando algo).

Cosas de Libreros 12


Clienta: (Buscando un libro en la pantalla táctil. La deja y se dirige al módulo de información con un compañero que estaba delante de mi cubriéndome)

Compañero M: ¿Qué tal? ¿En que le puedo ayudar?

C: Quiero el libro (menciona el título) en español porque aquí lo tienes en inglés.

M: (Busca en el sistema) Por el momento no lo tenemos, y en inglés sólo está en las sucursales…

C: ¡Ya lo sé!, ¡te dije que en español!, ¡busca ahora!

Yo: Buenas tardes, no tenemos el libro que usted busca y no lo trabajamos en español.

C: ¿Y me lo vas a conseguir?

Y: ¿Tiene el autor?

C: Sí, está en la computadora de allá.

Y: No veo, ¿me lo repites?

C: Es este (me enseña en su teléfono).

Y: No, sólo en inglés, ¿la editorial?

C: ¿Qué?

Y: ¿La conoces?

C: No

Y: Pues está difícil entonces. Supongo que mucho menos sabes la fecha de edición.

C: Pues es de hace como veinte años.

Y: Sí, ya lo sé que en inglés es de hace veintidós años, ¿pero y en español?

C: No sé.

Y: No tengo forma de rastrearlo. Ve a librerías de segunda mano, libros usados, quizás ahí te puedan ayudar.

C: ¿Y qué tú no puedes buscarlo?

Y: Lo lamento, sólo es para clientes (se da la vuelta y sale muy enojada).

Cosas de Libreros 11


Yo: ¿Le puedo ayudar en algo?

Clienta: ¡NO! ¡No quiero nada, nada en especial, no quiero nada, carajo! (Avienta un libro y se sale gritando)

Cosas de Libreros 10


Cliente: ¡Amigo mío! ¿Cómo estás?

Yo: (Sorprendido porque nunca había visto al cliente) Bien, gracias, buenas tardes ¿y usted?

C: Muy bien.

Y: ¿En qué le puedo ayudar?

C: Pues mira, quiero estos libros (me muestra cuatro libros) y sí te acuerdas que la semana pasada vine y me dijiste que me harías un descuento del veinte por ciento (jamás se han dado descuentos con ese porcentaje en esa librería sin razón específica).

Y: ¿De verdad?

C: Sí

Y: Me parece extraño porque no damos descuentos de ese tipo, ¿cuál era el motivo para el descuento?

C: Ah, pues no sé, tú me dijiste que si me llevo los libros me haces el descuento.

Y: Ya… me temo que no es posible, no damos ese tipo de descuentos.

C: Pero sí tú me lo dijiste la semana pasada que vine.

Y: ¿Yo?

C: Sí, tú, ahí, donde estás parado me dijiste eso, ¿qué ya no te acuerdas?

Y: ¿Yo la semana pasada?

C: Qué sí

Y: Me parece extraño porque yo entré a trabajar esta semana, hoy es mi cuarto día (cosa que era mentira pero uno ya sabe cómo manejar a la gente tan particular).

C: Ah, pues si no fuiste tú fue alguien más.

Y: (Iniciando la táctica para dejarlo sin salida) ¿En la mañana o en la tarde?

C: En la mañana

Y: En la mañana sólo hemos tenido una compañera mujer (mentira también)

C: Entonces en la tarde.

Y: ¿Era un chico delgado?

C: No me acuerdo

Y: ¿Alto?

C: Que no me acuerdo

Y: ¿Rubio?

C: Qué no sé.

Y: ¿Pero sí recuerda lo del descuento?

C: Sí, y me dijo que esa cantidad.

Y: Creo que ya sé quién es

C: Entonces me haces mi descuento.

Y: Lo lamentó, no es posible, la persona que se lo prometió la despidieron hace unos días por generar conflictos en la empresa y autorizar descuentos que no damos. Yo entré en su lugar (mentira).

C: ¿Entonces tú me haces el descuento?

Y: No señor, no es posible.

C: A mí me prometieron un descuento si compraba estos libros.

Y: No son libros maltratados, no son libros de saldos, no son libros de segunda mano, no tienen un descuento por oferta en la editorial, no tienen algún descuento adicional, me temo que no hay descuento para esos libros.

C: Pero a mí me prometieron descuento ustedes.

Y: ¿Algo más en lo que le pueda ayudar?

C: Mi descuento o le hablas a tu encargado (ya muy molesto).

Y: Claro (le hablo al encargado quien le niega el descuento inmediatamente, el señor sale muy molesto y avienta los libros en la caja)