Cosas de Libreros 29


Cliente: (entra con un niño en brazos) Hola, ¿dónde están tus libros para niños?

Y: Hola, si quieres te llevo.

C: Sí (nos dirigimos al área) es que es el hijo de un escritor, uno que está tomándose un café.

Y: Bien.

C: Vino a platicar con sus amigos y creo que me tiene estima. Me pidió que le cuidara a su hijo un rato. Creo que es confianza. Probablemente me recomiende con su editorial, yo también escribo.

Y: Oh, muy bien (y nos entretuvimos escogiendo libros infantiles).

Anuncios