Día 3


20 de marzo de 2020

Hoy sí podría decir que fue un día de aislamiento completo. Subí a arreglar el cuarto de Air B&B porque seguía hecho un desastre, mañana le dedicaré tiempo a pintarlo nuevamente.

Me siento un poco decaído anímicamente, por ello no preparé nada para comer hoy, agarre verduras del refrigerador y las puse a cocer en vapor, era todo. Mi humor cambió radicalmente después de hablar con mi papá, después de leer las noticias y después de buscar más información sobre el virus.

En las noticias dicen que otros países ya están cerrando sus fronteras absolutamente así como estableciendo una cuarentena extrema de tal forma que el ejército estará patrullando las calles para revisar que nadie esté fuera de casa. Aquí aún no ocurre eso, desde el balcón veo muchos carros y gente paseando a sus perros, caminando, tomando taxis, comiendo en el puesto de tacos de enfrente, saludándose de mano, como que aún no se hace evidente que estamos en un periodo donde la mínima exposición podría ocasionar un contagio. Y justo en las noticias decían que la gente estaba en Miami despreocupada, en plena fiesta, declarando que no lo notaban tan grave mientras que por otro lado la OMS nos decía a los jóvenes que no estábamos del todo a salvó y que cuidáramos nuestras acciones porque podríamos ser la causa de contagio de más personas, incluso podríamos enfermar gravemente según nuestra salud actual y terminar con serios tratamientos en el hospital sino en la muerte. Hoy nuevamente Italia aumenta su número de personas fallecidas y afortunadamente China declara un segundo día sin contagios locales.

Mi papá me marcó para decirme que le habían hecho la prueba a Georgina, mañana conoceremos los resultados, sonaba muy preocupado, por ella, por él y por mis hermanos. Me preguntó que cómo me sentía y realmente no hablé mucho, no estoy enfermo, vamos, no he tenido ningún síntoma más que ligeros estornudos y algo de tos, pero es lo normal en mi cuando se aproxima la primavera, y mañana se supone que inicia. Justo hoy Instagram me recordaba que hace tres años estaba en Florencia y pensé en lo poco que pude apreciar las galerías, museos e iglesias porque mi rinitis alérgica me impedía respirar decentemente y pasar minutos sin estornudar. Ahora busco imágenes de Italia con algún hashtag y la mayoría están llenas de reflexiones y pensamientos por lo que está ocurriendo. Mi papá dice que cuando esto pase tenemos que hacer una carne asada pero una amiga de la universidad me escribió porque leyó en algún lugar que las cosas alcanzarían su punto más fuerte aquí el 21 de abril. No me dijo la fuente así que no le creo mucho aunque leyendo una nota de la BBC se mencionaba que al menos tres meses para reducir brotes pero una vez que salgamos a la calle la enfermedad volverá a surgir y nuevamente tendremos contagios, le daban dos años, aproximadamente, para que las cosas comiencen a regularizarse. Me preocupa mucho que mi familia, bueno, la familia de mi papá, se enferme, no tengo forma de ayudarlos.

La enfermedad es muy agresiva, casi todo el ciclo ocurre durante algunos días, diez en el caso de las personas que fallecen y casi un mes en las personas que se recuperan. Si lo vuelvo a pensar, diez días con esos síntomas se me hace ahora mucho tiempo, considerando que cuando le da gripa no soporto después de los dos días.

Me parece que los síntomas y como se manifiesta es lo que más aterra a la gente, lo que más miedo les da por pensarse en una situación así, porque de cierta forma todas las personas podemos generar esa sensación de suponer como se percibirá algo, alineamos nuestros pensamientos para colocarnos en ese dolor y es lo que más nos afecta. Una enfermedad con estos síntomas claro que aterroriza, da miedo de solo imaginaria, pero por eso tenemos que trabajar como sociedad para evitar que el virus alcancé a más gente, el problema está en que salta de una persona a otra dejando una sombra de desesperanza para quien se haya posado antes. Estar en casa es lo mejor que podemos hacer y evitar el contacto con las demás personas por mucho que queramos verles. Yo he cancelado el cuarto de huéspedes porque no puedo arriesgarme a enfermarme ni a enfermar a los demás, definitivamente lo mejor es el aislamiento total y ahí es donde me sigo preocupando, porque mi papá aún tiene que ir a trabajar. De verdad espero que nada malo le ocurra.

Por cierto, comencé a armar un cubo Rubik de 4×4, seguro que para mañana lo tengo resuelto con ayuda del internet.

AVISO: La presente narración es un texto ficticio, algunas de las situaciones, personajes y escenarios son reales pero sólo empleados como recursos narrativos, la enfermedad será distinta al COVID-19 y por lo tanto también sus repercusiones en la sociedad.

Deja un comentario.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s