Cosas de Libreros 52


Señor: (A sus dos hijos pequeños) Muevan todos los libros como quieran, jueguen a que van a acomodar la librería. (Los niños lo obedecen poniendo libros en el piso, en otras mesas, dejándolos caer y chocando sus esquinas).

Yo: (Le abro los ojos incrédulo).

S: Nené, dejá todo eso, que el mozo ya se cabreó. ¡Terrible!

Cosas de Libreros 51


Señor: (Toma de la mano a su hijo de unos cinco años aproximadamente. Lo guía caminando sobre unas pilas de libros, de la más baja a la más alta donde lo recupera para volver a hacer el recorrido. El niño pisa emocionado y con mucha fuerza todos los libros). Cuidado con los libros, no te vayas a caer.

Cosas de Libreros 50


Señora: (Entra a la librería y ve una mesa baja sobre la que hay varias pilas de libros. Deja su bolso a un lado y agarra los libros del centro apilándolos en altas columnas a su lado. Una vez que la mesa se ha liberado se sienta en ella usando las demás pilas como respaldo y descansabrazos. La imagen completa es la de un trono de libros. Toma un libro y comienza a hojearlo mientras con otro libro se abanica) ¡Qué calor!

Cosas de libreros 49


Clienta: Me gustaría que me dieras la primera edición del Necronomicón.

Yo: ¿La primera edición?

C: Sí, la primera primera que se escribió, es un libro viejo, tiene siglos, es de antes de Cristo.

Y: Eh, pues, sí, pero es un libro ficticio.

C: ¿Cómo?

Y: Sí, es un libro inventado por un escritor que hacía novelas de terror, es un objeto ficticio, de fantasía. Existen ediciones del libro como artículo complementario.

C: No puede ser, es un libro antiguo y sagrado.

Y: Sí, es como los libros en los libros de Harry Potter, los que lleva en la escuela y que después sacaron a la venta. No existieron antes de que se mencionaran en Harry Potter.

C: Pero claro, Harry Potter es algo fantástico, este es un libro antiguo que un autor menciona porque se informa de ahí.

Y: Ya… pues me parece que sólo tendría ediciones recientes.

C: ¿Nuevas?

Y: Sí.

C: No, yo quiero el libro original, el antiguo.

Y: Quizás lo pueda conseguir en librerías de uso, de segunda mano o en anticuarios.

C: ¿Sí verdad? Gracias. Lo voy a buscar, espero que no sea muy caro.

Y: Por la antigüedad y la importancia yo creo que sí. Incluso a de estar muy bien resguardado, quizás hasta necesita de algún tipo de permiso para obtenerlo.

C: Esperemos que no. Gracias.

Cosas de Libreros 48


Clienta: Hola, me gustaría pedirte el libro de Los de debajo de Mariano Azuela.

Yo: Claro, en seguida te lo traigo.

Misma actriz mencionada: ¿Ese libro es bueno?

C: Sí, es un clásico de la literatura mexicana.

Y: Sí, es bueno.

A: Es que he escuchado que mucha gente habla del libro y pienso que entonces ha de ser muy bueno. O sea, y si es tan bueno y todo mundo lo está leyendo pues yo también quiero leerlo. A mi dame uno igualmente.

Y: Sí (les entrego los libros).

C: Gracias (se dirige a pagar).

A: (Da unas vueltas por la librería con algunos libros en la mano mientras lee la contraportada de Los de abajo. Se dirige conmigo) Yo creo que este no me lo llevo. No se ve como que me vaya a gustar.

Y: No te preocupes.

A: Voy a seguir viendo más libros, mientras recomiéndame algo de poesía.

Y: (Busco unos libros y cuando la busco para entregárselos ya está pagando en caja) Están también estos.

A: ¡Ay! Discúlpame, ya me tengo que ir. Pero recuérdalos (suelta un guiño) porque volveré. Gracias. (Sale de la librería. El chico que realiza el aseo me informa de quien era ella).

Cosas de Libreros 47


Actriz medianamente conocida: Hola. Quiero un libro.

Yo: (Atendiendo a otro cliente me volteo a responderle sin reconocerla) permíteme tantito, termino y enseguida te atiendo. (Termino con el cliente) ¿En qué te puedo ayudar?

A: (Mirando mi gafete que dice “Libros”) ¿Así te llamas? (Sonríe).

Y: No (me rio), soy David, esto es por el área.

A: Lo sé (ríe nuevamente). Busco el libro de mi mamá.

Y: ¿Ese es el título?

A: No.

Y: Entonces quién es el autor.

A: La autora, es mi mamá.

Y: ¿Y cuál es el nombre?

A: (Me da el nombre con un poco de extrañeza).

Y: (Lo busco) No lo tengo.

A: ¿Por qué?

Y: Se agotó.

A: Ha de ser porque es bueno.

Y: Probablemente.

A: ¿Y van a pedir más?

Y: (Revisando en el sistema) No estoy seguro porque tiene un tiempo que no lo tenemos, quizás no se está reeditando.

A: Pues estaría bien que lo reeditaran.

Y: Sí…

Cosas de Libreros 46


Clienta: Hola, quisiera que me dieras un libro para esperar a alguien en el aeropuerto.

Yo: Claro, ¿algún género en especial?

C: No, lo que sea.

Y: Tengo algunas novelas sobre viaje.

C: No me gustan las novelas.

Y: De acuerdo, en el área de poesía tengo…

C: Tampoco me gustan los libros de poesía.

Y: Bien, ¿Te gustan los libros de ensayos?

C: No.

Y: ¿De historia?

C: No.

Y: ¿Biografías?

C: No.

Y: ¿Religión?

C: No.

Y: ¿Chistes?

C: No.

Y: ¿Actividades?

C: ¿Cómo crucigramas, sopas de letras y eso?

Y: Sí.

C: Ah, tampoco entonces.

Y: Seguro que de adivinanzas sí.

C: No ¿por?

Y: Sólo se me ocurrió.

C: Mejor le escribo que tome un taxi a mi casa. Gracias.

Cosas de Libreros 45


Señor: ¿Disculpa, dónde está el baño?

Yo: Subiendo las escaleras, al fondo.

S: ¿Puedo llevarme este libro?

Y: ¿Al baño?

S: Sí.

Y: Claro que sí pero primero habría de pasar a pagarlo a caja.

S: Pero no lo quiero comprar sólo lo quiero revisar mientras estoy en el baño.

Y: Me temo que entonces no es posible.

S: ¿Entonces para qué tienes los libros?

Y: Para su venta. S: Por eso la gente ya no lee (deja el libro y sube al baño).

Cosas de Libreros 44


Clienta: Disculpa dónde está tu sección de películas de libros.

Yo: Buen día, perdón, me parece no haber entendido.

C: Sí, todos tus libros que son películas ahora, dónde están.

Y: Me temo que no tengo una sección pero si gusta le puedo ayudar a buscar alguno en especial o los que yo sepa que son ahora película, aunque son muchos.

C: Si, quiero uno de una película que dice que está basado en hechos reales.

Y: Entonces estará en el área de biografías o historia.

C: No, porque es una novela.

Y: ¿Recuerda de qué trata, los actores o algún otro dato?

C: Sí, es sobre unas mujeres sirvientas.

Y: Probablemente sea este (le muestro Criadas y Señoras).

C: Sí, exactamente es este. No lo he leído pero me contaron que es de una mujer que se va de esclava a unas casas de señoras ricas durante doce años y ahí consigue su libertad tras darse cuenta de que cocinaba pasteles muy malos o algo así.

Y: No, este libro es sobre la vida de unas mujeres que trabajan como sirvientas y que son explotadas, marginadas y víctimas de racismo, mientras que la otra parte de la historia que me cuenta corresponde, o eso creo, a Doce años de esclavitud que también es un libro, ese es una biografía y también lo tengo.

C: ¿Entonces ahora tengo que leer dos libros por una película?

Y: No, son dos películas de dos libros distintos.

C: Eso ya no me gustó. Creo que mejor voy a ver las dos películas.

Y: De acuerdo.

C: Gracias… y deberían de poner un área como te digo para no tener más molestias.

Y: No es ninguna molestia. C: Pero no lo decía por ti, a mí me molesta no encontrar lo que busco.

Cosas de Libreros 43


Señor: Me gustaría hablar con el dueño.

Yo: Claro, ¿tiene alguna cita agendada?

S: No, pero creo que puede recibirme.

Y: En caso de que no esté ocupado no creo que exista problema alguno. Sin embargo ahora no se encuentra pero regresa después de las cinco.

S: Pero no puedo esperarlo.

Y: Si gusta puede escribirle a su correo o dejarme el recado y yo se lo doy.

S: Eso me parece muy bien. Quiero que le digas que estoy por escribir un libro y me gustaría venderlo en esta librería.

Y: Claro, yo le informo, aunque probablemente eso lo tendría que ver directamente con la editorial.

S: Eso es más interesante, no había pensado en una editorial.

Y: También existen las ediciones de autor, es decir, que usted mismo lo edita y lo promueve.

S: Tampoco había pensado en eso, creo que también es buena idea. Al parecer sabes mucho de libros.

Y: No tanto.

S: ¿Tienes alguna idea de qué puedo escribir?

Y: Pues… no sé… supongo que si tiene la idea de escribir un libro es porque tiene una noción sobre lo qué puede tratar.

S: No, sólo quiero escribir un libro y después venderlo para ganar bien.

Y: Pues eso sería bueno, sin embargo hay mucha competencia y es necesaria algo de suerte, que a los lectores les guste mucho, que tenga buenas críticas, vamos, son varias cosas para que pueda ganar bien con el libro.

S: ¿Entonces no crees que pueda escribir un libro?

Y: Sí, claro que lo creo.

S: Yo pensaba escribir algo así como de una mujer que se enamora de un hombre pero el hombre no puede amarla porque está casado.

Y: Bien, ese podría ser el problema central.

S: Sí, y me gustaría que él se enamorara después de otra mujer.

Y: Bien… suena bien la historia. Tengo algunos libros que le podrían servir para inspiración.

S: No, gracias, no me gusta leer.

Y: Ah…

S: Sí, creo que el verdadero trabajo de la literatura está en que los escritores escribamos de verdad en vez de estar perdiendo el tiempo leyendo.

Y: ¿Entonces usted ya es escritor?

S: Pues estoy en camino, quiero decir, voy a escribir una novela. Gracias por tu ayuda. Espero verte pronto para la firma de mi libro.