Leyendo: Las calles de arena


Saber introducir a los personajes en un mundo ajeno al suyo es un recurso interesante de ver cómo se maneja. Un portal o un lugar donde convergen los universos y que es difícil de encontrar. Al hacerlo, el afortunado o desafortunado, según sea el caso, no estará del todo consiente de cómo regresar o cómo volver al que era su mundo. Ya ubicado en este nuevo universo, su vida tomará un camino desconocido, sufrirá un proceso de transformación en el que tantas experiencias harán del personaje un ser metamorfoseado. Algunos dirían que incluso es un proceso catártico.

ImagenLos portales hacia estos lugares extraños generalmente se encuentran de manera coincidente cuando el personaje está en un momento difícil en su vida, en la hora de tomar decisiones que lo afectarán para siempre o cuando es necesario que aprenda una lección por su comportamiento. Por ejemplo: en Las crónicas de Narnia; el león, la bruja y el armario los niños están sufriendo los daños de la guerra y se encuentran solos en una casa extraña en la que tienen prohibido jugar, correr o gritar. Cada uno de ellos aprende una lección importante, considerando que es un cuento infantil. En Alicia en el país de las maravillas y A través del espejo, Alicia tiene un comportamiento “impropio” de las niñas de su edad y en su recorrido por el país de las maravillas se encontrará con los personajes que encarnan los arquetipos de la sociedad correspondiente al siglo XIX, siendo éste un tema del que Carroll quiere hablar con soltura y juzgarlo con personajes fantásticos y grotescos llenos de rasgos que los identifican con las personas de dicho siglo. En Las calles de arena de Paco Roca atrae la manera en la que entramos a un callejón del que nunca podrá salir un joven que pierde su nombre y está en riesgo de perder su identidad.

En su obra, Paco Roca trata de mostrarnos todas sus influencias sin andarse con ocultamientos referenciales, es directo y nos convida lo que le gusta y lee, todo aquello de lo que alimenta su espíritu. La historia es la de un hombre perdido en un callejón en donde conoce personajes que se comportan de manera extraña: un hombre que no deja de revisar una lista de objetos para emprender un viaje, una chica que escribe cartas para repartirlas ella misma debido a que tiene mucho que decir, un vampiro que colecciona todo tipo de objetos, un señor que nunca sale pero se dedica a hacer mapas a escala 1×1, un señor vivo que se prepara para la muerte desde que nació y muchos otros personajes que harán la estancia del chico sin nombre en el hotel “La torre” una aventura cargada de buen humor.

Me parece que en determinado momento el cómic pretende ser un tanto moralista, dejar una enseñanza sobre el mundo y la vida, por ello está tan lleno de lugares comunes como la moraleja del hombre que vivía en la oscuridad y cuando descubrió el mundo del sol decidió “vivir como Dios manda”. En definitiva, me parece que a Paco le cuesta superar la novela Arrugas por la que ganó prestigio y que además tiene un contenido de mayor interés, la forma en la que toca el tema del envejecimiento es bastante loable. Las calles de arena es algo muy distinto, vemos un Roca con las ganas de ir construyendo una historia que en determinado momento desemboque en un clímax al que nunca se llega. La resolución de la historia es tan fácil que no te detienes a pensarla, sólo cambias de página para seguir esta secuencia que recuerda a las construcciones con fichas de dominó en la que basta con golpear la primera ficha para que las demás caigan. A esto es a lo que más se asemeja.Imagen

El prólogo es un poco confuso en la información que proporciona a la obra y es el que nos advierte del método de Paco de ir construyendo la historia en base a lo que se le va ocurriendo, no tiene bien planeado su final o el siguiente paso. Esto podría significar un punto favorable si se aprovechara del todo para irnos sorprendiendo de la misma forma que Roca lo hace al escribir el guión de la novela.

A mi parecer lo mas agradable son los dibujos, que están llenos de detalles, no saturados pero sí con los elementos suficientes para tener la atención puesta sobre cada viñeta. Los colores son llamativos pero sin dañar a la vista, con combinaciones agradables generando ambientes calidos, que creo, son los favoritos de Paco Roca. Globos que dicen lo necesario sin ser repetitivos, dejándonos apreciar en su totalidad la obra. La introducción a un mundo que no deja ver nada de extraordinario hasta que te adentras a los rincones de ese callejón que contienen historias que refieren a Borges, Kafka, Poe, García Márquez, Melville, Cortazar y probablemente otros que se me escapan por no conocer todo en la literatura.

Un libro que, aunque refleja que a Paco Roca le falta madurar como escritor, consigue su cometido de entretener haciéndonos disfrutar de cada dialogo, viñeta, dibujo y página. 

Leyendo: Tú me has matado


Últimamente he ojeado más cómics que de costumbre, quizá porque dispongo de poco tiempo para leer obras muy grandes y los cómics, también llamados novelas gráficas, son un tipo de texto que te satura de información en muy poco tiempo.

Buscando entre los estantes donde se ubica la novela gráfica me encontré con un título que había llamado mi atención desde hacía ya un tiempo. No tenia muy clara la idea de lo que podría tratar. Lo único que generaba interés en mi eran uno dibujos similares a esas series que transmitían en MTV cuando pasaban música y pocas caricaturas en vez de adolescentes festejando sus quince años y embarazándose a los 16. Lo primero que pasó por mi mente cuando leí el título fue una novela policíaca  algo aburrida y muy pesada, pretenciosa y con matices de intelectualidad falsa. Pero los dibujos me seguían interesando y me dí la oportunidad de conocer la historia.

Muy a la onda Lynch, con ambientes que te absorben por su extraña e incomoda calidez que consigue tenerte a ralla, Tú me has matado, cuenta una historia en dos tiempos distintos que hasta el final convergen y se despliega ante nosotros en un relato horizontal lleno de humor, drama, emoción y extrañeza de la buena.

Una pareja de policías se encuentra en medio de la nada y es allí donde cometen el primer crimen que estará ligado con el último paso de dos emisarios de Dios, de los hombres con camisa blanca y pantalón negro que andan por todos lados hablando de Dios, seguro saben de qué hablo. Así veremos desfilar ante nuestros ojos personajes sacados de un universo extraño pero en un desierto en el que su existencia es posible, mujeres de 4 pechos o la aparición del mismo Dios.

Tu me has matado es un cómic que en definitiva no es para todo tipo de público, dentro del texto encontramos algo como un discurso que se asemeja a una critica social, pero que no lo es. Hablar de policías corruptos, uno que otro marica cobarde, doctores pedófilos, agentes traidores, prostitutas reales y abusos entre los de la misma especie se aproxima más a hablar de una realidad que se vive en alguna parte del mundo, no digo vivimos porque muchos de nosotros no estamos cerca de ello. Sé que suena algo incoherente que hable de realidad cuando menciono seres extraños como extraterrestres que podrían estar presentes, pero estos elementos son los que consiguen que el relato se aleje del plano de la realidad para no caer un cómic pretencioso y aburrido de carácter absolutamente social ya que eso no es lo que pretende David Sánchez. Consigue una distancia moderada entre uno y otro y un equilibrio que agradeceremos por una historia bien contada y bien dibujada.

El trabajo de la ilustración es otro elemento que llama mi atención. De los cómics que he ojeado últimamente el dibujo es importante pero sigue en un plano ilustrativo, no alcanza las dimensiones del cómic del que hablamos. Aquí no hay diálogos largos que se acompañan de unos muñequitos diciendo esto y representando lo otro, no, aquí si hay acción dentro de cada viñeta y los globos son los necesarios. Un trabajo completo por donde se mire.

Puede que la obra tenga un defecto y es que te quedas con ganas de conocer más del trabajo de David Sánchez, quien por cierto, es un peloncito bastante simpaticón a quien si le serraba un ojo.

Les dejo una entrevista de la misma editorial donde se publica éste su primer trabajo y donde también ha publicado No cambies nunca, un cómic en el que regresan algunos de los personajes de éste universo que ha creado Sánchez. También les dejo el Trailer del libro para que tengan una idea de lo que hablo. Cabe aclarar que No cambies nunca no es una secuela de Tú me has matado, digo, para no quitarles a algunos las ganas.

Leyendo: Arrugas


Envejecer es uno de hechos que más me dan miedo en la vida; llegar a los veinticinco sin terminar mi carrera, a los treinta sin más que un titulo de licenciado sobrevalorado o trabajando como taquero en alguna esquina,  a los cuarenta sin saber que suelo estarán pisando mis pies. Tengo miedo a enfrentarme a los inevitables hechos: la muerte de los que amo, la partida de los que aprecio y el despedirme eternamente de los que no coincidirán nuevamente en mi camino. Soy muy miedoso, cada que llego a la casa espero que todo esté en su lugar y mi hermana no siga creciendo y mi madre madurando. Muchas veces recurro al pasado y lo evoco componiendo canciones, viendo fotografías, leyendo mi diario o repasando las cartas de los amores de secundaría. Sé que aun estoy joven y que no he vivido ni un cuarto de siglo, pero el miedo ahí está y aunque busque razonamientos para alejarlo, solo se modifica o me muestra otras caras.

Paco Roca es uno de los artistas que he revisado últimamente con mucho interés,  su novela Calles de arena llamó mucho mi atención por los colores y la historia tan entretenida. Como hago (y supongo que muchos lo hacemos) cada que me gusta el título de algún autor, decidí ver algo mas sobre el artista y por alguna recomendación fue Arrugas el libro que atrajo mi atención. Ahora pienso que no debí leerlo.

Los lugares comunes se hacen presentes inmediatamente, al principio pensaríamos que es un recurso barato que nos conducirá a las lágrimas, pero no es así, es porque estos lugares comunes son reales, se viven día con día y probablemente son un elemento que llega al entendimiento de la mayoría de nosotros, no se quiere andar con la profundización de temas ya muy tocados. Digamos que los lugares comunes mas allá de ser un recurso son algo inevitable por la naturaleza de este relato, puesto que los sentimientos que se trastocan son los que se han tratado una y otra vez por las personas a lo largo de nuestra vida, la tristeza, la alegría, los celos, la desconfianza, la desesperación y demás. Ahora hay que tener en cuenta que cuando hablamos de viejitos estamos hablando de personas que están en un dominio superior de estos sentimientos, de una profundización de los mismos. No podemos decir que los lugares comunes en esta ocasión sean un recurso para atraernos y engancharnos, es más, podríamos decir que aquello que convierte algunos temas en lugares comunes quedan suprimidos y quedan sólo como temas desarrollados que ya han sido tratados.  Arrugas es el lugar donde las experiencias pierden validez, donde la sabiduría se anula y donde aquellos que han llegado a una etapa más avanzada de la vida se reúnen para contarnos su historia.

Para la realización de éste libro, Paco pensó en las personas de edad madura que conocía, escucho relatos de sus amigos en el que la tía se sentaba horas frente a la ventana mirando al exterior, pensándose pasajera de un tren con camino siempre a un nuevo destino. Visitó acilos donde conoció mujeres y hombres que tenían mucho que contar pero que lo estaban olvidando. Es probable que Paco haya percibido aquel ambiente de tristeza que invade aquellos lugares, ya que consigue retratarlo perfectamente en su obra.

La historia cuenta el ingreso de Emilio a un acilo, decisión tomada por su hijo. Ahí se contaran muchas historias, se inventaran otras y se olvidaran algunas que alguien más intentará rescatar, como la de una mujer que ingresa a dicho lugar y mantiene una relación con otro hombre que conoció ahí, su marido la va a visitar todos los días y ve con tristeza como ella lo desconoce por completo. Aquello que inyectará vida a nuestros personajes es Emilio, quien descubre todo se le está escapando de la mente y no puede hacer nada contra el Alzheimer que lo ataca. Él y otros compañeros suyos querrán comerse lo que les queda de mundo, sin tener mucho éxito en la empresa. La actitud de Emilio se opondrá rotundamente a la idea de perder la memoria, de que su mente quede suspenda en el olvido, intentará leer, memorizar, jugarle trampas a la mente, pero el triunfo de la enfermedad será inminente.

Memorias me recuerda todo lo que no quiero vivir, todo lo que no podría acostumbrarme a sufrir, nos retrata los comunes achaques del tiempo por nuestro cuerpo y espíritu. Es un libro que en algún momento podría ser divertido, porque también los viejitos hacen de las suyas, pero que al llegar al final nos recuerda que venimos solos al mundo y que pasamos por él de la misma manera.

 

Leyendo: Píldoras Azules


Las historietas, o mamadoramente: novelas gráficas solo porque están dirigidas en su mayoría a adultos, tienen la facultad de contar historias sin ser tan descriptivos, tenemos el paquete de información ya representado ante nosotros, acciones y movimientos, objetos, escenarios, todo se nos está dando. El chiste es cómo.

Píldoras azules es la obra de Frederik Peeters en la que se cuenta la historia de Frederick, un escritor y dibujante, así como el autor, que conoce al amor de su vida en instancias espaciadas de tiempo, ella tiene un hijo con el que Frederik (el personaje) comienza a atañerse. Así vemos como se va construyendo una relación con sus discusiones y sus encuentros, sus acercamientos y los contactos sexuales que resultan una bomba entre esta pareja llena de química, un amor que va venciendo con muchos obstáculos y que aprende a manejar el principal, el hilo conductor de la novela: el seropositivo de Cati y su hijo.

El comic es un tanto informativo, educativo y explicativo ante la situación del ser seropositivo, pues en esta relación que va creciendo aparecen las dudas que atacan a las personas bajo esta situación, ¿Podemos tener relaciones sexuales? ¿Podemos ser amantes? ¿Qué dirán mis amigos, sus amigos y nuestros familiares? ¿Qué hago si me o le hago transmisor? Todas estas preguntas se van resolviendo de forma fluida, no se detienen a explicarte que sucede, te demuestra lo que sucede y así es cómo te enteras y entiendes la situación.

El trabajo mas importante dentro de la obra radica en el dibujo, en las viñetas cuadrangulares que contienen imágenes en movimiento, pues Frederik (el artista) consigue animar los gestos y las acciones de los personajes. Hay secuencia, movilidad, transiciones creíbles sobre planos fijos que dejan de ser estáticos ayudados por los diálogos y por  una historia que cuadro a cuadro se viene construyendo. Una novela grafica, ejem, bastante noble y conmovedora, que nos obliga a devorarla en un santiamén.