Cosas de Libreros 21


Autor Poblano J: Hola, ¿dónde están mis libros?

Yo: (a sabiendas de quién es el autor) ¿A nombre de quién los reservó?

J: ¿Cómo?

Y: Sí, sus libros, los apartó ¿no?

J: No, mis libros, los libros que yo escribí.

Y: Ah claro, usted es el autor, ¿cuál es su nombre?

Anuncios

Cosas de Libreros 1 (Para los que se lo han perdido, aquí tienen una segunda vuelta).


 

Cliente: Disculpa, ¿tendrás “Mente millonaria”?

Yo: Lo tengo registrado como “Secretos de una mente millonaria” pero no lo tengo, sólo en la sucursal de Santa Fe (que está a dos horas de la sucursal donde yo trabajo).

Cliente: ¿Y me lo puedes traer en lo que me tomo un café?

Yo: No porque..

Cliente: ¿En lo que me tomo dos cafés?

Yo: No señor, traer un libro requiere de algunos días.

Cliente: (hace cara de haber recibido un insulto) Gracias.

Cosas de Libreros 136


Clienta: ¿Tienes estos libros? (Me muestra tres títulos).

Yo: Permíteme y los busco (Reviso en el sistema, voy a los libreros, le entrego los títulos).

C: Gracias, voy a estar en la cafetería.

Y: Claro, sólo te informo que si vas a consumir alimentos y bebidas no puedes tener los libros en la mesa de cafetería.

C: Ah… no, sólo los voy a ver.

Y: (Subo minutos después, los libros abiertos junto a dos tazas de café y un plato de pastel de chocolate) Hola, me parece haberte dicho que no se podían pasar los libros al área de cafetería y consumir.

C: Ah, sí, perdón, no me acordaba.

Y: A no ser que los pienses comprar si quieres me los puedes entregar para que los coloque en su lugar.

C: Toma (me entrega dos libros). Este sí me lo voy a llevar.

Y: Muy bien, gracias.

C: (Después de un tiempo baja y me entrega el libro maltratado). Toma, no me lo voy a llevar.

Y: Pero el libro está maltratado.

C: No, así me lo diste tú, no lo quiero y no estoy obligada a pagarlo (lo bota en una mesa y sale).

Cosas de Libreros 134


Cliente: (Entregando los libros en caja) Y quiero que me des una bolsa de mezclilla por cada libro que compro.

Yo: Pero esas bolsas se dan en compras superiores a los mil pesos y su compra es de cuatrocientos pesos.

C: Entonces dame de las bosas de regalo pero de las grandes.

Y: Le pensaba dar una por la compra.

C: Pero quiero una por cada libro.

Y: Pero en cada bolsa caben varios libros y sólo estoy autorizado para dar una.

C: Dame todas las bosas que para eso te pago.

Y: (Muy molesto) Lo lamento, con mucho gusto le regalaría todas las bolsas que tengo pero el sistema no me lo permite. Aquí está su libro, su ticket, su cambio y que tenga un increíble día.

(El cliente regresó y en cada compra era el mismo problema).

 

Cosas de Libreros 130


Clienta: ¿Dónde está tu sección de booktubers?

Yo: No tengo una sección de booktubers.

C: Pues deberías, son el futuro de la literatura mundial.

Cliente detrás de ella: Espero que no, suena a la muerte de la literatura.

Cosas de Libreros 129


Señora: ¿Disculpa tienes este libro (me muestra el título en la pantalla de su celular)?

Yo: (Busco en el sistema) No, perdone, por el momento no lo tenemos.

S: Gracias.

Papá de la señora: ¿Seguro que no lo tienes?

Y: Sí, seguro que no lo tengo.

P: ¿No sabes quién es? Es la esposa del secretario de (algún cargo político).

S: ¡Papá!

P: Pues a ver si así sí lo tiene.

Y: Desafortunadamente sigo sin tenerlo.

S: Muchas gracias, discúlpanos.

Y: No es problema.

Cosas de Libreros 102


Cliente: Disculpa, ¿vendes libros para colorear para adultos?

Yo: Sí, ¿buscaba alguno en especial?

C: No, sólo me gustaría verlos todos.

Y: Claro, le muestro dónde los tenemos.

C: ¿Y también vendes los colores?

Y: No, desafortunadamente sólo vendemos los libros.

C: ¿Pero entonces para qué quiero los libros si no tienes los colores?

Y: En el supermercado que está a una calle seguro que venden colores.

C: Pero ahí no tienen los libros.

Y: No sé.

C: No, vengo de ahí y no tienen los libros, me mandaron con ustedes a que comprara el libro.

Y: Quizás podría comprar allá los colores y aquí el libro.

C: ¿Y gastar el doble? No lo creo.