Leyendo: Frankenstein se lleva el pastel.


Mary  Wollstonecraft Shelley dio vida a uno de los personajes más importantes de todos los tiempos. Su nacimiento en la novela de Frankenstein o el Moderno Prometeo sería el inicio de muchas apariciones a las que el personaje, ya de dominio público, haría aparición. Películas, series de televisión, caricaturas e incluso; el regreso a los libros. Ha circulado por tantos lugares que se ha deformado su nombre y de ser “el monstruo del doctor Frankenstein” ha pasado a ser Frankenstein a secas.

Durante su recorrido en el mundo se ha visto envuelto en diferentes historias: le han conseguido novia, lo han casado, acomodado algunos hijos, incluido en un familia, integrado a la sociedad, conseguido trabajo, cambiado el nombre, modificado el look y muchas variaciones que sufren los personajes cuando se vuelven de dominio común. Frankenstein se lleva el pastel de Adam Rex es una de esas adaptaciones que se le han hecho a este personaje clásico pero que en cierta medida recupera mucho de lo que pocas personas, que conocen e intentan trabajar sobre él, consiguen. Me refiero a la integración de muchos de los elementos que acompañan su recorrido en el mundo y que de cierta forma se han convertido en clásicos, en referentes o en ideas que acompañan a Frankenstein en su mención: otros personajes e incluso nuevas historias.

Adam Rex es un (pinche y sensual hombre guapo con cara de interesante) artista e ilustrador estadounidense nacido el 16 de mayo de 1972 en Ohio. Su carrera cuenta con diversas publicaciones: ilustraciones en libros de temática fantástica, dibujos para cartas de juegos de roll y libros para niños de los que él mismo ha hecho las historias y las ha ilustrado. Su técnica es muy versátil. Aunque la predominante es el uso de las acuarelas no se limita a ésta, usa fotoshop, colage, dibujo, lienzos y algo de fotografía. Su estilo es muy de la estética Sci-Fi incluyendo elementos referenciales, posturas o escenarios que nos remiten a cuentos fantásticos, de ciencia ficción, de terror o de mundos mágicos, en su mayoría medievales. Personajes de folklore, clásicos o monstruos que han atormentado culturas enteras. En su obra vemos que es conocedor de todo ello y que probablemente sea de lo que se ha alimentado y le ha inspirado a crear muchos de los textos (visuales en su mayoría) que nos ofrece. Es probable que Adam haya visto infinidad de veces esas magnificas películas interpretadas por Boris Karloff o las dirigidas por James Whale entre 1930 y 1940 y que sean de sus gusto las actuaciones de Colin Clieve, Vincent Price o la misma Elsa Lanchester en el papel de la novia de Frankenstein quien también interpreto a la primera niñera en Mary Poppins.

Es una persona con un sentido del humor bastante desarrollado y que sabe arrancarte una sonrisa con facilidad, todas sus publicaciones infantiles ridiculizan a los monstruos y los exponen haciéndonos pasar un buen rato. Ésta publicación es en cierta forma la segunda parte de Frankenstein Makes a Sandwich, y digo en cierta forma puesto que no es la secuela, solamente retoma muchos de los personajes de esa primera obra para insertarlos en un nuevo libro. Él mismo advierte en el inicio del libro, a manera de broma, que tras el éxito de su primer libro de monstruos y el despilfarro de dinero que vino con la fama, tuvo que sentar al propio Frnakenstein a escribir este nuevo libro. Frankenstein se lleva el pastel es un libro infantil que trabaja sobre una temática: la boda de Frankenstein.  Así Drácula por accidente come pan de ajo en una boda o al Jinete sin cabeza se le echa a perder su calabaza teniendo que sustituirla por una lata de jugo de la misma. Todo este humor lo narra en dos páginas que dura cada uno de los cuentos que él mismo ilustra, pequeñas historias con algún tema bien definido, el de ser una carta de presentación, el cuarto donde escribe Allan Poe, el Blog del Jinete o un comic en el que el hijo de Drácula se parece mucho a Charlie Brown. El estilo que escoge Adam para  contar estas bonitas y sencillas historias son rimas con mucho ingenio, breves y musicales, que en el ejemplar en español han sido traducidas conservando todos estos detalles. Todo el libro se disfruta con facilidad, es atractivo visualmente y no solo los niños se divierten leyendo lo que Adam nos tiene para contar.

Finalmente les dejo la página de Adam para que le den una checada a su trabajo que está ¡¡¡pfffft!!!

http://www.adamrex.com/ ¡disfrútenlo!

Leyendo: La verdadera historia de los superhéroes


¡POW! ¡BAM! ¡¡¡ZAZ!!! ¡KAABOOOM! A muchos de nosotros la simple mención de estas onomatopeyas nos remite a una golpiza propinada por los grandiosos héroes que nos han acompañado de manera directa o indirecta en nuestra vida.

El tema de los superhéroes nunca se ha dejado de lado y se ha trabajado en todo tipo de artículos: videojuegos, ropa, series, películas, mochilas, loncheras, refrescos y un sin fin de productos de uso común. ¿Quién de nosotros puede decir que no tuvo algún objeto de un superhéroe? Son figuras que pertenecen al mundo ya de manera autónoma, un referente universal que ha traspasado todos los límites y que sigue en constante evolución (linterna verde ahora es gay, por ejemplo). Todos sabemos que cada uno de ellos es el resultado de un terrible destino al que ahora tendrán que afrontar con valor y que si no fuera por ellos, nuestro mundo (generalmente nuestro mundo se reduce a E.U.A.) quedaría destruido por fuerzas que continuamente lo están agrediendo.

La figura de estos personajes ha causado impacto en la sociedad, se incluye en la cultura pop y continuamente vemos escenas de estos íconos que ahora dan vida a discursos sociales, políticos y religiosos. Partiendo de la idea de que el superhéroe es aquel quien da la vida por sus seres amados, capaz de afrontar todo tipo de adversidades por mantener el bien de quienes, en cierta medida dependen de él, surge el libro La verdadera historia de los Superhéroes de Dulce Pinzón.

El libro de Pinzón nos muestra una serie de inmigrantes inmersos en la sociedad estadounidense, con empleos que sirven para su mantenimiento y el de la familia. Las fotografías vienen acompañadas del nombre de la persona que sirve como modelo, su lugar de origen, el trabajo que actualmente hace y la aportación en dólares que hace a su familia. Pero la fotografía nos ofrece un discurso bastante claro; al estar disfrazados nuestros modelos con el atuendo de un superhéroe como Batman o Wonder Woman se descubre esta idea del ser que deja todo para el bienestar de los que ama. Los vestuarios corresponden al oficio de cada persona: “Luis Hernández del estado de Veracruz trabaja como de moledor en New York. Manda a casa 200 dólares a la semana” reza el pie de una fotografía que muestra a Luis Hernández haciendo su trabajo en el traje de La Mole de los Cuatro Fantásticos.

Así vemos en cada una de las páginas que componen el libro héroes reales, puede que no para el mundo, pero sí para sus familias. Después del incidente del 11 de septiembre, Dulce Pinzón prestó atención a las personas que estaban ahí y cuyo final resulto trágico. Es probable que ya se hayan visto algunas de estas fotografías, pues circularon durante algún tiempo en la red y en nuestras bandejas de entrada, pero es en este título que entendemos completo el discurso de la fotógrafa y su trabajo descubriendo La verdadera historia de los superhéroes.

Hojeando: Picnic (y … el ¡Concurso!)


Hijos míos y amados. 

La revista Picnic ha sacado la convocatoria para la portada de la publicación número 43 teniendo como tema: Hedonistas.

Las bases de la convocatoria están en el siguiente link: http://www.revistapicnic.com/?p=399.

En lo personal, considero la revista Picnic una publicación de calidad, mas allá de que me guste mucho el concepto y todas las ideas que manejan. Yo la pondría de la mano con todas estas revistas que su intención es mostrar nuevas propuestas en las que se argumenta porque ha sido publicado lo que se encuentra impreso entre páginas, ya será asunto del lector decidir si es o no una buena revista además de que tanto le gustó.

Algunas de estas revistas son WARP Magazine, Indie Rocks y Vice Magazine, todas con la vista en un público que busca estar actualizándose con temas relacionados a la música, la imagen, el cine, los videojuegos, sociedades urbanas y demás. Siempre dando una posibilidad alternativa en la que encontramos artistas no tan conocidos que aún no han llegado al mainstream, es decir, a las grandes firmas que están llenas de los medios económicos para poder realizar trabajos de mayor presupuesto y darles mayor publicidad.

Yo era un consumidor fiel de todas estas publicaciones, tratando de conseguirlas en el momento en el que salían, ya saben, eso de ir tres día seguidos al puesto de revistas, era fiel hasta que decidí revisarlas en la web y en ocasiones físicamente, para saber si la mayoría de contenido me es atrayente o no, al menos para mí mas no para los demás cabe aclarar.

Picnic es una revista que me cuesta trabajo decidir si la voy a comprar pues me gusta mucho toda la imagen y las propuestas que tienen, me gusta el papel con el que está hecha y me gusta el contenido y la manera en la que se escriben los artículos, mi único inconveniente es que no entiendo en ocasiones los temas que tratan, pues aunque soy muy visual, creo que aun me falta mucho para entender conceptos tan abstractos  que se manifiestan en una imagen aun más abstracta y por ello, cuando la veo termino diciendo, ¡OMG! ¡pero que bueno esta esto!, sé que me gusta, pero no entiendo porque.

Así, la representación de estas ideas que se manifiestan en una imagen sigue nuevas formas de expresión, formas que los artistas pueden explicar a aquellos despistados que, como yo, no entiendan mucho de imagen y de cómo analizar el discurso que se encuentra entre los matices de colores y las líneas que dan forma a cuerpos y los delimitan.

Dé publicación bimestral que principia en noviembre de  2004, con un promedio de 80 páginas y tiraje de 20000 ejemplares, Picnic se interesa en que el público, joven y no tanto, se informe y reflexione sobre lo que está sucediendo actualmente en el mundo donde las “Ideas urgentes para mentes insaciables”, como lo enuncia el eslogan, dan espacio para conocer toda una visión alterna de nuestra realidad, en especial de aquello que sucede en México, en torno a movimientos de cultura contemporánea.

Cada número tiene algo interesante que descubrir y entender, pero siempre sobre una línea temática, buscando artistas que entren dentro de esta línea y que entiendan lo que gira en torno al concepto  que se está tratando.  Cómo dije, este nuevo número que inspira al concurso de la portada número 43 es “Hedonistas” y los que hacen la propuesta  de la portada tienen que tener en claro, según yo, este concepto para representarlo en una idea que valla sobre el mismo concepto de la revista.

Pepe Kun, autor de la propuesta número 241, nos explica su portada:

“Ah bueno, el tema es hedonistas y la mayoría pone cosas relacionadas con sexo, para mí eso es un entendimiento de hedonismo muy básico, muy fácil. Yo escogí una imagen de Michael Jackson, que en realidad no se distingue, precisamente por lo que implica que el personaje es asexuado, que no creía en el dolor, un pinche farmacodependiente, en una parte por ello murió, para no sentir dolor, que es uno de los principios del hedonismo y bueno, en este no distinguir, hay como una anulación de la imagen, un poco por esta sobre una estimulación que se busca como consumidor de imágenes ante tanta saturación, esta desaparece como si el deseo fuera un flujo, por eso se ve un poco en movimiento.”

Les recomiendo que revisen la revista por si aún no la conocen, la consiguen fácilmente y es muy accesible. Por otro lado también les recomiendo que den su voto pero ya porque el concurso finaliza en unos días, muchas de las portadas me gustan, hay otras que no llaman tanto mi atención pero que no merecen menos crédito que las otras.

Dejo el link para que revisen todas las propuestas que hay hasta el momento y otro para que le den una ojeadita a números anteriores

Propuestas: http://www.revistapicnic.com/?page_id=107

Números anteriores http://www.picnic-mag.com/anteriores.php

Recuerden que los amo demasiado con mucha locura y pasión desbordante

Nota: ash, no se me ocurrió nada después de 7 minutos, ya bye, los amo.

Natural Beauty


No mas pelos por favor.

Esa fue la suplica que le hice a Dios después de un día en el trabajo de estar haciendo fichas de libros sobre hombres en la que el punto principal de la fotografía es su sexo, sus genitales, su pinpin, era muy extraño encontrar tantos libros con tanta variedad de tamaños, colores y figuras (algunos tatuados).

Fue entonces cuando un santo libro me revelo su existencia: magnifico, repleto de belleza y sensualidad, fotos con pudor pero desinhibidas, donde el actor principal es la masculinidad y la naturalidad del cuerpo, evitando posturas absurdas.

El cuerpo es hermoso, son perfectas la lineas que se proyectan con el vació sin importar que tan grandes sean las curvas o que tan largas sean las lineas, existe una simetría de proporción natural que en este libro es capturada. Cada uno de los fotógrafos imprimen su sello personal, notorio en la selección de los modelos, de los espacios, de los colores, de las posturas, de los cuerpos y de los materiales.

Natural Beauty es una compilación de fotografías en la que diversos fotógrafos dejan al descubierto el cuerpo del hombre, con sus perfectas lineas y bellos rostros, pues en ocasiones solo vemos fotografías a rostros . El libro pertenece a la editorial Bruno Gmüder, la cual tiene mucho material de este tipo de contenido, pero que en su mayor parte tienen como principal función dejar al descubierto lo privado y no permitirse este juego entre la censura y lo erótico, elemento que este libro reúne.

Dejo el link de la editorial que contiene el libro para que lo puedan hojear a gusto, y si quieren conseguirlo yo se donde.

http://www.brunogmuender.com/products/details/id/5782_Natural_Beauty/search/natural/