Cosas de Libreros 40


Señora: Hola. Quiero cambiar esta agenda del principito.

Encargada de caja: Claro ¿cuál es el motivo?

S: Es que fue un regalo y no le gustó.

E: De acuerdo ¿tiene el ticket?

S: Sí (busca entre varios pales de su cartera) aquí está.

E: Mire, sólo que hay un detalle, su compra tiene más de un mes. Por políticas de la empresa no podemos realizarle el cambio ya que sólo tiene treinta días a partir de la compra.

S: ¿Pero cómo? ¿Por qué? Háblale al encargado.

E: Claro, permítame un momento. (Va por la encargada del material de papelería y audiovisuales)

M: (A la encarga de de caja) No hay cambio pero yo se lo digo. (A la señora) Dígame señora ¿en qué puedo ayudarle?

S: Quiero cambiar esta agenda del Principito por esta otra (la muestra).

M: De acurdo, sólo que no puedo hacerle el cambio porque su ticket ya expiró y por políticas de la empresa no podemos hacer el cambio.

S: ¿Me estás diciendo que tire mi agenda? A mi no me sirve, no la quiero. Dime qué hago. Dime, qué voy a hacer si a quien se lo regalé no lo quiere. ¿O qué? ¿Si no te hubiera mostrado el ticket me haces el cambio sin problema?

M: No, en ese caso ni considerándolo podemos hacer algo.

S: Pero dime (comienza a llorar) son seiscientos pesos tirados a la basura, dime algo ¿quién lee los tickets? (incrementa su llanto).

M: (Molesta) Ya, hazle el cambio, con personas así no es posible tratar.

E: Claro. Haciendo el cambio son veinte pesos de diferencia.

S: (Sonriendo, sin lágrimas ni restos del sollozo). Perdón por el drama pero sólo así. Si hubiera sido Sanborns no se habría tenido que llegar a esto.

Cosas de Libreros 26


Cliente: Hola, buen día, me gustaría saber si tienes el libro (inserte título) del autor (inserte un nombre).

Yo: (busco en el sistema) Sí, aún tenemos una copia, gusta que…

C: (interrumpiendo) ¿Y dónde está? No veo que lo tengas a la vista.

Y: Lo tengo en el área de poesía (lo busco y se lo doy)

C: Quiero que sepas, yo soy el autor.

Y: Un gusto conocerlo.

C: ¿Me conoces entonces? ¿Me has leído?

Y: Desafortunadamente no.

C: Pues soy poeta y este libro debe de venderse y exhibirse en tu mesa principal.

Y: Lo lamento, hace un par de años que no es novedad.

C: ¿Y eso qué?

Y: Que en nuestra mesa principal van novedades y algunas sugerencias de los que tengamos varias copias.

C: ¿Entonces es porque no es novedad?

Y: En parte.

C: Pues ponlo ahí para que se venda.

Y: Desafortunadamente los libros están escogidos, no puedo hacerlo.

C: Pero no se va a vender en su lugar.

Y: Seguro que sí, todos los libros tienen oportunidad de venderse si están en su lugar y alguien los busca.

C: ¡Colócalo como novedad!

Y: Pero no es novedad ni tiene varios ejemplares.

C: Tienes que saber y aprender que la poesía no caduca.

Y: (Buscando en el sistema) Pero desafortunadamente las remisiones sí y la de este libro ya venció desde hace tiempo, se le informó a su proveedor que pasara por la liquidación y el libro que queda de los tres que se entregaron hace dos años… y que fueron comprados por el autor.

C: (Abrió mucho los ojos, se dirigió al estante de libros en inglés y metió ahí su libro)

Cosas de Libreros 22


Cliente: Disculpa

Yo: ¿Sí?

C:¿Tienes “La elegancia del erizo”?

Y: Sí.

C: Me parece que en inglés se llama “The Elegance of the Hedgehog”

Y: Así es.

C: ¿Y lo tienes?

Y: ¿En inglés?

C: Sí

Y: Permíteme… no… no lo tengo.

C: En español está bien entonces.

Y: Claro.

C: Es que siempre me gusta leer las novelas en su idioma original.

Y: ¿Perdón?

C: Sí, cómo Anna Karenina.

Y: ¿La leíste en ruso?

C: No, en inglés, así se escribió, igual que La elegancia del erizo.

Y: Ok… aquí está tu libro.

C: Gracias, cuánto te debo.

Y: En caja te cobran.

Cosas de Libreros 21


Autor J: Hola, ¿dónde están mis libros?

Yo: (a sabiendas de quién es el autor) ¿A nombre de quién los reservó?

J: ¿Cómo?

Y: Sí, sus libros, los apartó ¿no?

J: No, mis libros, los libros que yo escribí.

Y: Ah claro, usted es el autor, ¿cuál es su nombre?

Cosas de Libreros 19


Cliente: Hola, oye, hace tiempo vine y tenías un libro ahí (señala la mesa de novedades que tiene aproximadamente sesenta títulos que van cambiando día con día) pero veo que ya no está, ¿sabes si aún lo tienes?

Yo: ¿Recuerda el título?

C: No

Y: ¿Autor?

C: No

Y: ¿Editorial?

C: No

Y: ¿El tema?

C: ¿Cómo?

Y: ¿De qué era o de qué trataba?

C: Ah, no mucho, era como de una mujer que hacía algo interesante, es que lo vi y me gustó mucho y pues pensé en comprarlo pero no tenía dinero en ese momento y ahora me acordé y pensé que estaría bien comprarlo porque aún me interesa.

Y: ¿Hace cuánto lo vio?

C: Hace como medio año.

Y: Señor, en medio año han pasado demasiados libros por esa mesa.

C: Sí, pero es que me interesa mucho.

Y: ¿Recuerda la portada?

C: No, creo que era roja… o rosa… o morada… o azul… pero era como de esa gama.

Y: No señor, no tengo forma de encontrar algo así.

C: Es que creo que es muy interesante, o sea, ya no me acuerdo de qué era pero si lo veo seguro que me acuerdo y ya te puedo decir de qué es, creo que sí era rojo.

Y: (Tomo el primer libro rojo que veo y se lo doy) ¿se parece a este?

C: No, bueno, tampoco es como que tengamos tiempo para jugar a las adivinanzas. ¿Entonces no lo tienes?

Y: Para decirle si lo tengo necesito el título o el autor. C: Bueno, gracias, adiós.

Cosas de Libreros 13


Cliente: Hola ¿Tienes este libro? (muestra un papel con los datos)

Compañero O: (Busca el libro. Le aparece agotado desde hace un tiempo) No, disculpe, ya no lo trabajamos.

C: ¿En ninguna librería?

O: Nuestras, por el momento, no, lo lamento, está descatalogado.

C: ¿Y en otras?

O: ¿Cómo?

C: ¿En otras librerías? ¿En ninguna librería del mundo lo voy a encontrar? ¿Ya no está en el mundo? ¿No puedes buscar en tu computadora?

O: Señor, mi sistema sólo me indica las de mis sucursales, no tengo forma de acceder a los stocks de otras librerías, pero le puedo recom…

C: (Con sarcasmo) Gracias por tu ayuda, muy amable (sale murmurando algo).

Cosas de Libreros 3


Clienta conocida: Buenas noches.

Yo: Buenas noches.

C: Vengo a ver si ya llegó mi pedido.

Y: Era un traspaso ¿verdad?

C: Sí.

Y: (Busco en el sistema su pedido y para encontrar que el libro no había llegado) lo lamento, aún no llega. ¿Cuándo lo pidió?

C: Ayer

Y: Ya, sí, mire, no sé si recuerde, pero le hemos comentado también en otras ocasiones que el traspaso tarda entre cuatro y siete días.

C: Sí yo sé pero quería saber si ya está.

Y: Aún no, nosotros le mandamos correo cuando ya lo tengamos.

C: Pero ni checo mi correo, no me voy a enterar.

Y: Pues entonces habrá que esperar mínimo cuatro días, de cualquier forma nosotros se lo reservamos. C: Bueno, mañana paso, gracias.

Cosas de Libreros 32


Niño: (No mayor a los siete años y muy grosero) ¿dónde están los libros para adultos?

Y: ¿Para adultos de qué edad?

N: Adultos como yo.

Y: Pero no eres un adulto.

N: Mi papá dice que sí soy un adulto, que puedo ver cosas que los demás no.

Y: Pero no por eso serías un adulto necesariamente.

N: Sí, porque los adultos ven cosas que los demás no.

Y: También la gente que habla con espíritus, con muertos, con seres de dimensiones oscuras. ¿Acaso puedes ver a los fantasmas?

N: No.

Y: Lo lamento, hasta que veas fantasmas te puedo mostrar los libros para adultos.

Cosas de Libreros 31


Cliente: (A un niño de aproximadamente cinco años) ¿Entonces qué libro le vas a pedir a los Reyes Magos?

Niño: Ninguno, quiero unos…

C: No puedes pensar así, les tienes que pedir un libro de lo que sea, uno bonito, no te van a traer sólo juguetes.

N: Pero ya tengo muchos libros y tú no me compras juguetes.

C: Pues no creo que los Reyes te traigan algo de juguetes con esa actitud.

N: Pero no les voy a pedir libros y me he portado bien.

C: Por eso te van a traer libros. Tienes que pedir cosas que te hagan crecer mentalmente, cosas importantes y para niños maduros e inteligentes.

N: No, son los Reyes y me traen juguetes.

C: Te van a traer un libro y se acabó. Escoges el que quieres y ese te traen. (Se dirige a mi) Recomiéndanos un libro para que le traigan los Reyes Magos.

Y: (Al niño) ¿Qué es lo que más te gusta?

N: Star Wars.

Y: Tengo libros de Star Wars.

C: ¿De verdad?

Y: Sí.

C: Muéstranoslos.

N: Pero no quiero un libro, no les voy a pedir eso.

Y: (Busco libros de Star Wars. Se los muestro al niño) Mira están todos estos.

C: (Revisando los precios) Están muy caros.

Y: Son los que tenemos por el momento.

C: ¿No hay unos como de cincuenta o setenta pesos?

N: Papá, quiero esté (muestra uno de seiscientos pesos).

C: Pero ese es muy caro.

N: Por eso se lo voy a pedir a los Reyes Magos y este me van a traer.

Cosas de Libreros 30


Señor: Hola.

Yo: Buenas tardes. ¿En qué le puedo ayudar?

S: Me gustaría saber por qué no tienes nada de Navidad.

Y: ¿Se refiere a algún libro?

S: No, me refiero a que en las otras librerías ponen en las ventanas anuncios y otras cosas de Navidad.

S: Pues no sabría decirle.

C: Seguramente el dueño o los dueños no celebran la Navidad porque son de otra religión.

S: No tengo la menor idea, señor.

C: Deberías tú de poner algo ¿o tampoco celebras Navidad?

S: Sí celebro pero no es mi negocio.

C: Pues podrías dar propuestas, seguramente te darían un ascenso.

S: No sé.

C: Seguro no quieres ascender.

S: Señor, ¿le puedo ayudar con algún libro en especial?

C: No.

S: Bien, pues disculpe pero tengo que atender a más clientes.