Cosas de Libreros 7


Cliente: Hola, quería preguntar ¿este libro tiene algún descuento por estar abierto?.

Cosas de Libreros 10


Cliente: ¡Amigo mío! ¿Cómo estás?

Yo: (Sorprendido porque nunca había visto al cliente) Bien, gracias, buenas tardes ¿y usted?

C: Muy bien.

Y: ¿En qué le puedo ayudar?

C: Pues mira, quiero estos libros (me muestra cuatro libros) y sí te acuerdas que la semana pasada vine y me dijiste que me harías un descuento del veinte por ciento (jamás se han dado descuentos con ese porcentaje en esa librería sin razón específica).

Y: ¿De verdad?

C: Sí

Y: Me parece extraño porque no damos descuentos de ese tipo, ¿cuál era el motivo para el descuento?

C: Ah, pues no sé, tu me dijiste que si me llevo los libros me haces el descuento.

Y: Ya… me temo que no es posible, no damos ese tipo de descuentos.

C: Pero sí tu me lo dijiste la semana pasada que vine.

Y: ¿Yo?

C: Sí, tú, ahí, donde estás parado me dijiste eso, ¿qué ya no te acuerdas?

Y: ¿Yo la semana pasada?

C: Qué sí

Y: Me parece extraño porque yo entré a trabajar esta semana, hoy es mi cuarto día (cosa que era mentira pero uno ya sabe cómo manejar a la gente tan particular).

C: Ah, pues si no fuiste tú fue alguien más.

Y: (Iniciando la táctica para dejarlo sin salida) ¿En la mañana o en la tarde?

C: En la mañana

Y: En la mañana sólo hemos tenido una compañera mujer (mentira también)

C: Entonces en la tarde.

Y: ¿Era un chico delgado?

C: No me acuerdo

Y: ¿Alto?

C: Que no me acuerdo

Y: ¿Rubio?

C: Qué no sé.

Y: ¿Pero sí recuerda lo del descuento?

C: Sí, y me dijo que esa cantidad.

Y: Creo que ya sé quién es

C: Entonces me haces mi descuento.

Y: Lo lamentó, no es posible, la persona que se lo prometió la despidieron hace unos días por generar conflictos en la empresa y autorizar descuentos que no damos. Yo entré en su lugar (mentira).

C: ¿Entonces tú me haces el descuento?

Y: No señor, no es posible.

C: A mi me prometieron un descuento si compraba estos libros.

Y: No son libros maltratados, no son libros de saldos, no son libros de segunda mano, no tienen un descuento por oferta en la editorial, no tienen algún descuento adicional, me temo que no hay descuento para esos libros.

C: Pero a mi me prometieron descuento ustedes.

Y: ¿Algo más en lo que le pueda ayudar?

C: Mi descuento o le hablas a tu encargado (ya muy molesto).

Y: Claro (le hablo al encargado quien le niega el descuento inmediatamente, el señor sale muy molesto y avienta los libros en la caja)

El manual del buen librero


Saludos al mundo entero,

Inicio esta nueva entrada para darles la bienvenida a esta nueva sección en mi blog que he reabierto, que tenía abandonado desde hace algunos años pero que siempre estuvo presente en mi mente.

Como algunos de ustedes saben, otros no, actualmente trabajo en una librería desempeñando la función de librero, misma que vengo realizando desde hace casi cuatro años.

Sin embargo, en los lugares en los que he estado me he encontrado con un gran problema y es que no existe un manual para aquellos que aspiramos a ser grandes libreros, grandes vendedores del conocimiento en papel impreso. Jamás me he encontrado con una guía que me pueda decir cómo actuar ante esos clientes enfadosos de la vida, cómo acomodar un libro que bien puede estar en filosofía, antropología, arte o infantil, cómo ahorrarme la molestia de explicarle a mi estúpido compañero que se obedece a un sistema y que su criterio de erudito no nos sirve de nada, cómo limpiar un estante, cómo sacudir los libros, cómo recomendar un libro que no he leído, cómo tratar con escritores desconocidos, cómo recomendar un libro que no me gustó, como distinguir las editoriales, cómo interceptar a los ladrones de libros, cómo mandar al demonio a todos esos snobs que vienen sin un centavo a presumir lo mucho que han aprendido de la vida… con los libros.

Este será un manual que se irá escribiendo poco a poco y que irá tomando forma conforme pasen los días y se publiquen las entradas. La división de los capítulos aún no me queda clara pero, como en todas las librerías, seguro que en algún momento le pondré sus letreros a cada publicación para poder catalogarlos.

Para todos aquellos que se estén iniciando en la humilde y pretenciosa labor de ser librero, para aquellos que quieran serlo, para los que en vidas anteriores fueron libreros en algún otro país, para los que frecuentan las librerías, para los que quieren frecuentarlas y para los que quieran entretenerse, para todos ustedes: El manual del buen librero.

(Se escuchan algunos aplausos)