Leyendo: Tú me has matado


Últimamente he ojeado más cómics que de costumbre, quizá porque dispongo de poco tiempo para leer obras muy grandes y los cómics, también llamados novelas gráficas, son un tipo de texto que te satura de información en muy poco tiempo.

Buscando entre los estantes donde se ubica la novela gráfica me encontré con un título que había llamado mi atención desde hacía ya un tiempo. No tenia muy clara la idea de lo que podría tratar. Lo único que generaba interés en mi eran uno dibujos similares a esas series que transmitían en MTV cuando pasaban música y pocas caricaturas en vez de adolescentes festejando sus quince años y embarazándose a los 16. Lo primero que pasó por mi mente cuando leí el título fue una novela policíaca  algo aburrida y muy pesada, pretenciosa y con matices de intelectualidad falsa. Pero los dibujos me seguían interesando y me dí la oportunidad de conocer la historia.

Muy a la onda Lynch, con ambientes que te absorben por su extraña e incomoda calidez que consigue tenerte a ralla, Tú me has matado, cuenta una historia en dos tiempos distintos que hasta el final convergen y se despliega ante nosotros en un relato horizontal lleno de humor, drama, emoción y extrañeza de la buena.

Una pareja de policías se encuentra en medio de la nada y es allí donde cometen el primer crimen que estará ligado con el último paso de dos emisarios de Dios, de los hombres con camisa blanca y pantalón negro que andan por todos lados hablando de Dios, seguro saben de qué hablo. Así veremos desfilar ante nuestros ojos personajes sacados de un universo extraño pero en un desierto en el que su existencia es posible, mujeres de 4 pechos o la aparición del mismo Dios.

Tu me has matado es un cómic que en definitiva no es para todo tipo de público, dentro del texto encontramos algo como un discurso que se asemeja a una critica social, pero que no lo es. Hablar de policías corruptos, uno que otro marica cobarde, doctores pedófilos, agentes traidores, prostitutas reales y abusos entre los de la misma especie se aproxima más a hablar de una realidad que se vive en alguna parte del mundo, no digo vivimos porque muchos de nosotros no estamos cerca de ello. Sé que suena algo incoherente que hable de realidad cuando menciono seres extraños como extraterrestres que podrían estar presentes, pero estos elementos son los que consiguen que el relato se aleje del plano de la realidad para no caer un cómic pretencioso y aburrido de carácter absolutamente social ya que eso no es lo que pretende David Sánchez. Consigue una distancia moderada entre uno y otro y un equilibrio que agradeceremos por una historia bien contada y bien dibujada.

El trabajo de la ilustración es otro elemento que llama mi atención. De los cómics que he ojeado últimamente el dibujo es importante pero sigue en un plano ilustrativo, no alcanza las dimensiones del cómic del que hablamos. Aquí no hay diálogos largos que se acompañan de unos muñequitos diciendo esto y representando lo otro, no, aquí si hay acción dentro de cada viñeta y los globos son los necesarios. Un trabajo completo por donde se mire.

Puede que la obra tenga un defecto y es que te quedas con ganas de conocer más del trabajo de David Sánchez, quien por cierto, es un peloncito bastante simpaticón a quien si le serraba un ojo.

Les dejo una entrevista de la misma editorial donde se publica éste su primer trabajo y donde también ha publicado No cambies nunca, un cómic en el que regresan algunos de los personajes de éste universo que ha creado Sánchez. También les dejo el Trailer del libro para que tengan una idea de lo que hablo. Cabe aclarar que No cambies nunca no es una secuela de Tú me has matado, digo, para no quitarles a algunos las ganas.

Leyendo: Caperucita Roja


Todos conocemos la historia de la niña con su caperuza roja que va a casa de su abuela para encontrarse con el malvado y feroz lobo. Éste se hace pasar por la abuela para devorar a la niña. Otros tantos pero no muchos conocen que Charles Perrault, los hermanos Grimm y Ludwig Tieck tienen su propia versión de la obra y que estas varían mucho, los personajes se comportan de distinta manera, los finales son distintos e incluso la historia llega a variar.

No quiero hablar de uno de los cuentos que todos ya conocemos y mucho menos les diré que el cuento me gusta porque honestamente no es uno de mis “cuentos clásicos favoritos”.

Los cuentos de este tipo corresponden a las formulas ya descritas por Vladimir Prop en su Morfología del cuento en la que se expone una estructura en los relatos capaz de ser incluso una formula para la creación de nuevas obras. En un principio, muchos de estos textos andaban sueltos por el mundo, eran relatos orales que se intercambiaban y transmitían entre diversas lenguas. Los hermanos Grimm se toman a la tarea de buscar estos relatos y estudiarlos, muchos tenemos noción de ellos por ser quienes pusieron en forma historias como Hansel y Gretel, La bella durmiente o Pulgarcito. Los cuentos de hadas que desde pequeños conocemos. Pero el trabajo de estos hermanos va más allá de la recopilación de historias. Sus estudios en gramática comparada y lingüística histórica son importantes, que aunque ahora resultan un tanto primitivos, su estudio extraído del estudio en lengua germana da una de las principales leyes de la lingüística[1] que se ha complementado con el avance en la ciencia.

Vladimir Prop hace lo propio con los relatos desmenuzando cada uno y encontrando similitudes, dando nombres para referirse a cada uno de los personajes y explicando cuales son las funciones de estos en los relatos, juntándolos por valores que tiene el personaje en esferas que incluyen a uno o mas de los personajes, dando una explicación al porque de los finales y haciendo una reflexión de los casos particulares. Lo importante del trabajo de Prop está en la descripción de las estructuras narrativas de los cuentos.

Los relatos han perdurado con el correr de los años y se han modificado sin que esto cause afectación en la esencia o aquello que hace que estos cuentos sean vigentes, que los dañe, y es que no importa si dijéramos Caperucita, Blancanieves o Cenicienta, todos estos personajes quebrantan una prohibición y reciben su castigo aprendiendo de ello. Esto se debe a que todos estos cuentos son un reflejo de la sociedad, una reflexión de lo que somos y de lo que no tenemos que ser o hacer, por ello muchos son cuentos para niños. Las versiones que nosotros conocemos cuando somos infantes son las que se han ido censurando debido a la propia sociedad que sataniza los mismos actos que ejercemos y que en los cuentos se ven exagerados o subrayados. Jonathan Swift escribió un cuento de un pueblo que se comía a los niños para hablar de los niños que en aquella época nacían y pasados unos cuatro años, en promedio, morían por no tener que comer. El mensaje era, si traemos niños al mundo para que mueran de hambre mejor traer niños que sirvan para saciar el hambre.

Pensando un poco más en esto tenemos personajes que son la representación de los valores o cualidades morales o éticos de una sociedad. Caperucita roja está para representar a lo bueno y puro que se contrapone al Lobo siendo lo abusivo y malvado, lo impuro y profano. Luego aparece la abuela quien viene a ser la contradicción del lobo y que afirma la existencia y la razón de ésta en Caperucita, por el lado opuesto está la madre quien será la que propone al texto la prohibición que será quebrantada y por la cual se suscitará toda la trama desencadenada después del quebrantamiento de lo dicho por la madre. Todo esto trata de ser una enseñanza de vida para los lectores o escuchas.

Cuando tomé entre mis manos Caperucita Roja de la editorial Nórdica Libros encontré tres versiones del mismo cuento que dejaban ver una transformación en su forma de contarse. En determinada versión los personajes mueren y en otra los animales hablan, son variantes que saltan inmediatamente a la vista pero que no reflejan tanto como las modificaciones a los diálogos de los personajes quienes sueltan sentencias con juicios de valor bastante agresivos o moralistas que me cayeron increíblemente pesados. Me parece que en esto radica el interés de este compilado del mismo cuento ya que incluso las ilustraciones son poco disfrutables, no tienen un verdadero valor en la obra.

Me gustaría encontrarme con más publicaciones que permitan la comparación de obras que se han modificado. Imagínense un compilado donde se muestren las alteraciones que se le han hecho a la Biblia donde se haga notar lo que cada religión le omite, le aumenta o le “corrige”.

Nota: no es tan divertido como se escucha, incluso me aburrió la última versión.
Por último les dejo un video que me mandó mi amiga Flor que nos muestra esa Caperucita en otra versión.


[1] La ley de Grimm hace notar una transformación entre las consonantes del indoeuropeo al germánico donde las oclusivas sordas se convierten en fricativas sordas, las oclusivas sonoras a oclusivas sordas y las sonoras aspiradas en sonoras no aspiradas. Esta nota carece de interés cómo muchas que circulan por el mundo.

Leyendo: Canción de Rachel


 

¿Se han sentado alguna vez frente una anciana que tiene muchas cosas que contarles? ¿Les ha ocurrido que el tiempo se fuga en una válvula que queda abierta ante las historias de una persona que habla y habla contando su vida? ¿Les ha pasado que su atención vuela cuando el platicar cotidiano nos conduce a dilucidar sobre lo que se nos está diciendo?

Miguel Barnet ha conseguido, en Canción de Rachel, que seamos el receptor de una platica llena de pesquisa, una narración triste de una vieja mentirosa que nos irá dando en pequeñas dosis información importante sobre su vida (siendo ésta la línea sobre la que se desarrolla el libro) y en la que encontraremos otro tipo de información; sucesos políticos y sociales en su mayoría.

La narrativa es agradable, ya que a medida que vayamos avanzando nos encontraremos con diferentes voces que desmienten a Rachel o le dan la razón; la carta del marido muerto diciendo que sí le gustaba, las compañeras de trabajo que no la bajaban de puta, amistades que la revelan como una mujer de bajos mundos y no de alcurnia y fineza total. Estas voces provocarán que escuchemos todo cómo si fuese un suceso real y verídico, anulándose por ser ésta novela una ficción; con chismes, rumores y confesiones de ella y de gente que la rodeaba.

La historia trata la vida de una vedette de los años 20’s hasta su presente en Cuba. Rachel es una mujer llena de vigor, fuerza y valentía, así como de ingenio para decir y hacer las cosas, siempre peleando por un protagónico o por un lugar en el escenario de su vida. Como hija de padres extranjeros y nacida en Cuba, su lenguaje en ocasiones resulta ajeno o totalmente extraño, con muchos localismos exagerados que podrían resultar incomprensibles y un obstáculo para la lectura pero que entendiendo la idea en su totalidad resuelven esa confusión.

Rachel se revela como una artista desarrollada con talento natural; bailarína, cantante, músico o ayudante de circo. Ante nosotros queda como una mujer que buscó acomodarse en una buena posición teniéndose a sí misma como un producto rentable. Intercambio de besos por protagónicos o incluso por abarcar un teatro completo. Rachel se dibuja tal y como es con sus mentiras y sus atisbos de verdad, bosquejándonos a su madre con mucho cariño y haciéndola un personaje importante dentro del relato. Otros personajes resultan, de igual forma, claros ante la protagonista que se hace protagonista de su mismo relato, personajes que tienen un carácter bien definido, que han sido tratados desde el inicio para ser creíbles y que es fácil imaginarlos por esta forma tan común en la que se narra la novela, estas pláticas que hacemos día con día en las que a veces describirnos a alguien de manera muy subjetiva. .

Por la manera en la que está escrito seremos solo espectadores y centro del espectáculo que se está gestando, no seremos participes del texto mas allá de receptores e interpretes del mensaje, nos podremos imaginar que es la puta mas grande del mundo y lo confirmaremos al llegar a nuestros ojos las declaraciones de otras personas que hablan de ella. Rachel es dura, un hueso difícil de roer, poco digerible al mundo y que para nosotros significará siempre una distancia considerable, distancia que ella misma establece en su postura de diva y estrella. Nos podrá encantar con sus palabras vacías que esconden desesperanzas, vergüenzas y anhelos tristemente perdidos.

Leyendo: El pequeño Larousse de la cocina.


¡Oh si! ¡¡OH SI!! FINALMENTE EN MIS MANOS UN BUEN LIBRO. Un libro con el que me identifico, que me transmite ideas, sentimientos, que puede transportarme a diferentes lugares, que genera en mi sentimientos y emociones diversas, que me hace dar gracias a la vida que me ha dado tanto, que me involucra con él, que se convierte en un compañero de viaje, un libro casi de cabecera, que podría amar, que me a cautivado desde el momento en el que lo toque. Tan grande como la Biblia, tan rico en contenido como el Quijote, tan lleno de sabor como los Chilaquiles, tan atractivo como Peña… ejem… como yo. Un libro que me vio, lo vi y supimos que nuestra unión era un vinculo de amor puro.

“Mas de 1800 recetas internacionales” reza la portada, El pequeño Larousse de la Cocina cumple lo que promete, puede que no esté lleno de imágenes y que a manera de diccionario nos deje ver un mundo encerrado que busca ser despertado en nuestras cocinas, que busca lugar en los platos y que exige alojar su contenido en nuestro estomago, no es un libro cualquiera para personas que cocinan, es un libro de cocina para cualquier persona que va desde lo mas básico hasta platillo inimaginables y a veces ridículamente extraños.

El pastel Saboyano está listo para ser sacado del molde mientras los camarones se fríen lentamente con hierbas de olor y ajo picado, el globo yace sucio en el fregadero por el delicioso punto de turrón que aguarda capear los camarones que ya están casi en su punto. La ensalada Du Barry esta fresca en un recipiente y los comensales al parecer están por llegar, son muchos debido a un sazón que has tenido tiempo de practicar con los años, tu madre, tu abuela te han pasado esas recetas tan deliciosas que parecían difíciles en un principio pero que ahora atesoras y preparas con habilidad. Recetas de todas partes del mundo, recetas que hacen que las personas, babeen y por las que yo, en lo personal, quiero que los demás prueben.

El este diccionario de recetas facilita la vida a todos los que no tiene idea de que es el punto de turrón, los picos blandos, cuándo sacar un pastel del horno, cómo reparar merengues o como rellenar un pollo sin muchos problemas. Una excelente opción para todos aquellos que decidan y que quieran experimentar con los demás sabores de la cocina que aguardan nuestra llegada.

Hojeando: Picnic (y … el ¡Concurso!)


Hijos míos y amados. 

La revista Picnic ha sacado la convocatoria para la portada de la publicación número 43 teniendo como tema: Hedonistas.

Las bases de la convocatoria están en el siguiente link: http://www.revistapicnic.com/?p=399.

En lo personal, considero la revista Picnic una publicación de calidad, mas allá de que me guste mucho el concepto y todas las ideas que manejan. Yo la pondría de la mano con todas estas revistas que su intención es mostrar nuevas propuestas en las que se argumenta porque ha sido publicado lo que se encuentra impreso entre páginas, ya será asunto del lector decidir si es o no una buena revista además de que tanto le gustó.

Algunas de estas revistas son WARP Magazine, Indie Rocks y Vice Magazine, todas con la vista en un público que busca estar actualizándose con temas relacionados a la música, la imagen, el cine, los videojuegos, sociedades urbanas y demás. Siempre dando una posibilidad alternativa en la que encontramos artistas no tan conocidos que aún no han llegado al mainstream, es decir, a las grandes firmas que están llenas de los medios económicos para poder realizar trabajos de mayor presupuesto y darles mayor publicidad.

Yo era un consumidor fiel de todas estas publicaciones, tratando de conseguirlas en el momento en el que salían, ya saben, eso de ir tres día seguidos al puesto de revistas, era fiel hasta que decidí revisarlas en la web y en ocasiones físicamente, para saber si la mayoría de contenido me es atrayente o no, al menos para mí mas no para los demás cabe aclarar.

Picnic es una revista que me cuesta trabajo decidir si la voy a comprar pues me gusta mucho toda la imagen y las propuestas que tienen, me gusta el papel con el que está hecha y me gusta el contenido y la manera en la que se escriben los artículos, mi único inconveniente es que no entiendo en ocasiones los temas que tratan, pues aunque soy muy visual, creo que aun me falta mucho para entender conceptos tan abstractos  que se manifiestan en una imagen aun más abstracta y por ello, cuando la veo termino diciendo, ¡OMG! ¡pero que bueno esta esto!, sé que me gusta, pero no entiendo porque.

Así, la representación de estas ideas que se manifiestan en una imagen sigue nuevas formas de expresión, formas que los artistas pueden explicar a aquellos despistados que, como yo, no entiendan mucho de imagen y de cómo analizar el discurso que se encuentra entre los matices de colores y las líneas que dan forma a cuerpos y los delimitan.

Dé publicación bimestral que principia en noviembre de  2004, con un promedio de 80 páginas y tiraje de 20000 ejemplares, Picnic se interesa en que el público, joven y no tanto, se informe y reflexione sobre lo que está sucediendo actualmente en el mundo donde las “Ideas urgentes para mentes insaciables”, como lo enuncia el eslogan, dan espacio para conocer toda una visión alterna de nuestra realidad, en especial de aquello que sucede en México, en torno a movimientos de cultura contemporánea.

Cada número tiene algo interesante que descubrir y entender, pero siempre sobre una línea temática, buscando artistas que entren dentro de esta línea y que entiendan lo que gira en torno al concepto  que se está tratando.  Cómo dije, este nuevo número que inspira al concurso de la portada número 43 es “Hedonistas” y los que hacen la propuesta  de la portada tienen que tener en claro, según yo, este concepto para representarlo en una idea que valla sobre el mismo concepto de la revista.

Pepe Kun, autor de la propuesta número 241, nos explica su portada:

“Ah bueno, el tema es hedonistas y la mayoría pone cosas relacionadas con sexo, para mí eso es un entendimiento de hedonismo muy básico, muy fácil. Yo escogí una imagen de Michael Jackson, que en realidad no se distingue, precisamente por lo que implica que el personaje es asexuado, que no creía en el dolor, un pinche farmacodependiente, en una parte por ello murió, para no sentir dolor, que es uno de los principios del hedonismo y bueno, en este no distinguir, hay como una anulación de la imagen, un poco por esta sobre una estimulación que se busca como consumidor de imágenes ante tanta saturación, esta desaparece como si el deseo fuera un flujo, por eso se ve un poco en movimiento.”

Les recomiendo que revisen la revista por si aún no la conocen, la consiguen fácilmente y es muy accesible. Por otro lado también les recomiendo que den su voto pero ya porque el concurso finaliza en unos días, muchas de las portadas me gustan, hay otras que no llaman tanto mi atención pero que no merecen menos crédito que las otras.

Dejo el link para que revisen todas las propuestas que hay hasta el momento y otro para que le den una ojeadita a números anteriores

Propuestas: http://www.revistapicnic.com/?page_id=107

Números anteriores http://www.picnic-mag.com/anteriores.php

Recuerden que los amo demasiado con mucha locura y pasión desbordante

Nota: ash, no se me ocurrió nada después de 7 minutos, ya bye, los amo.

Escuchando: Two Door Cinema Club


OOOh! si, si! yeah yeah yeah! jajajaj

No sé qué pensar honestamente de esta banda, pues en una forma que intenta tener un sonido muy propio consigue recordarnos a muchas otras bandas, pero al intentar compararla nos damos cuenta de que no, de que si tienen un sonido propio.

Bandas a las que me recuerdan son Friendly Fires, Foals, The Wombats y los deliciosos chicos de The Temper Trap.

Su historia es la siguiente: en el 2007, en Irlanda del Norte, Alex Trimble, vocalista, dueño de la guitarra eléctrica y el encargado de los sintetizadores, y Sam Halliday, también guitarrista y vocal, se conocieron en los scouts, pero no se relacionaron mucho hasta que coincidieron nuevamente en la universidad, donde conocieron a Kevin Baird, bajista y también vocal.

Estos chicos son otro punto en la historia de mi iPod, probablemente llegarán a ser de los más escuchados, pues el ritmo en sus melodías y la voz que acompaña cada uno de los acordes de manera exacta, una voz que no tiene pretensiones de alcanzar agudos muy intensos o de hacer cosas de esas muy impactantes, noup, es una voz dulce que a lo a lo largo de toooodas las melodías consigue alegrarte y ponerte muy de buenas

Les dejo el link del myspace para que se alegren como yo y anden de puntitas en calzoncitos por su cuarto

http://www.myspace.com/twodoorcinemaclub

y les dejo un video de una canción que me encanta de ellos.

Nota sobre el video: la cara de Alex me da algo de flojera al inicio.

Nota: 3 tacos de papa para la cena son muchos tacos, pffft

Nota dos: Ámense los unos a los otros y a los otros y a los otros y a los otros y así hasta que nos amemos todos.

Viendo: Hush Hush… Sweet Charlotte


¡Hush hush!…

Antes de continuar con esta entrada quiero agradecer de manera breve y muy sexy a neotraba.com y en especial a Oscar Alarcón por incluirme en tan hermoso proyecto que he intentado seguir por ser una revista  cultural que desde sus inicios a atraído mis hermosos ojos. Sin mas que decir, porque no se que mas decir, gracias!

ejem ejem.

“Cálmate… Dulce Carlota”, es el nombre en español de tan fabulosa película interpretada por Bette Davis (All about Eve), a quien respeto y admiro mucho, Olivia de Havilland y Joseph Cotten, dirigida y producida por Robert Aldrich en 1964.

No quiero alabar mas a Bette Davis, pero sucede  que en cada película que la veo me deja impresionadisisisimo, con la boca abierta, los ojos de plato y con muchas imágenes dando de vueltas en mi cerebro. Aún no puedo explicar exactamente la sensación que me produce esta película, pero eso no es lo que quiero hacer, lo que quiero hacer mis queridos hijos, es conducirlos a que se dejen llevar de la mano de tan fabulosas actuaciones, pues no solo Davis es fabulosa, no no no no, ¡todo el elenco!, desde la prima quien es uno de los mejores personajes malvados que he visto, hasta la sirvienta quien juega un papel muy importante que explicaré más adelante.

El argumento: Una mujer loca que no está loca, pero que al parecer si está loca. Es una historia que se podría pensar como una novela policíaca, donde nosotros como espectadores nos convertimos en testigos y detectives de un juego en el que el misterio, que no se considera misterio hasta más avanzada la película, nos engancha en un movimiento elíptico – pausa-

-la elipsis es, en el cine, esta figura en la que se nos da cierta información y en base a ella inferimos o deducimos cosas, por ejemplo: la escena de una mujer atravesando la calle al mismo tiempo que un carro da vuelta, segundos después la mirada de los transeúntes se dirige a un punto y corren a él. En una nueva escena ella despierta en una cama de hospital ¿qué fue lo que paso?, probablemente tuvo un incidente con el automóvil que daba vuelta. Esta inferencia se comprende de manera más clara entendiendo el demás contexto-

-quitar pausa- en el que vemos una secuencia de escenas que parecen bastante claras y entonces damos por hecho en base a este gancho elíptico mas de la mitad de la película hasta que aparecen datos que no cuadran.

La manera en la que podríamos concebir esta película es como un gran rompecabezas donde Robert ha escondido las piezas principales y que, ya que pensamos que tenemos todo armado y creemos adivinadas esas piezas nos muestra unas que modifican totalmente la imagen. ¿Qué es lo que provoca este efecto? ¡Que al verla por segunda y tercera vez nos encontremos con la misma historia desde una perspectiva totalmente distinta! Oh Jesus Crist!

En esta ocasión, los personajes y las relaciones afectivas, así como los juegos sentimentales son de tal importancia que no hay que perder de vista los diálogos entre unos y otros.

A pesar de que mi personaje favorito es claramente Charlotte, el personaje de la sirvienta, interpretado por Agnes Moorehead es muy atractivo, es un catalizador. Así como Mushu para Mulán, Archimedes para Merlín, Sebastián para Ariel (todas películas de Disney), todos estos son personajes catalizadores, que saben todo el guisado misterioso que se cocina y los ingredientes exactos de la receta. Por ello, aunque su participación es breve, es una participación muy importante para el desarrollo de la historia el de Vilma, la sirvienta.

Me despido esperando que puedan ver esta hermosa película nominada a 7 premios de la academia (dato no muy importante) y que san Aldrich dejó para que descubramos sus enseñanzas.

Les dejo el tráiler para que se les abra el apetito.

Nota: “Hush” es el equivalente en español a “Chst” , es decir, lo usamos cuando queremos callar a alguien, por ejemplo:  “¡chst! ¡Estamos viendo una péli!, Gracias a Eduardo Rodríguez por la detallada explicación.

Nota dos: Les recomiendo las salchichas al microondas durante un minuto, cortadas en rebanaditas con mucha salsa y mayonesa para acompañar la película.

Nota tres: Nunca le hagan eso a sus parientes jajajja, los amooooooo pasionalmente!!!