Leyendo: Tú me has matado


Últimamente he ojeado más cómics que de costumbre, quizá porque dispongo de poco tiempo para leer obras muy grandes y los cómics, también llamados novelas gráficas, son un tipo de texto que te satura de información en muy poco tiempo.

Buscando entre los estantes donde se ubica la novela gráfica me encontré con un título que había llamado mi atención desde hacía ya un tiempo. No tenia muy clara la idea de lo que podría tratar. Lo único que generaba interés en mi eran uno dibujos similares a esas series que transmitían en MTV cuando pasaban música y pocas caricaturas en vez de adolescentes festejando sus quince años y embarazándose a los 16. Lo primero que pasó por mi mente cuando leí el título fue una novela policíaca  algo aburrida y muy pesada, pretenciosa y con matices de intelectualidad falsa. Pero los dibujos me seguían interesando y me dí la oportunidad de conocer la historia.

Muy a la onda Lynch, con ambientes que te absorben por su extraña e incomoda calidez que consigue tenerte a ralla, Tú me has matado, cuenta una historia en dos tiempos distintos que hasta el final convergen y se despliega ante nosotros en un relato horizontal lleno de humor, drama, emoción y extrañeza de la buena.

Una pareja de policías se encuentra en medio de la nada y es allí donde cometen el primer crimen que estará ligado con el último paso de dos emisarios de Dios, de los hombres con camisa blanca y pantalón negro que andan por todos lados hablando de Dios, seguro saben de qué hablo. Así veremos desfilar ante nuestros ojos personajes sacados de un universo extraño pero en un desierto en el que su existencia es posible, mujeres de 4 pechos o la aparición del mismo Dios.

Tu me has matado es un cómic que en definitiva no es para todo tipo de público, dentro del texto encontramos algo como un discurso que se asemeja a una critica social, pero que no lo es. Hablar de policías corruptos, uno que otro marica cobarde, doctores pedófilos, agentes traidores, prostitutas reales y abusos entre los de la misma especie se aproxima más a hablar de una realidad que se vive en alguna parte del mundo, no digo vivimos porque muchos de nosotros no estamos cerca de ello. Sé que suena algo incoherente que hable de realidad cuando menciono seres extraños como extraterrestres que podrían estar presentes, pero estos elementos son los que consiguen que el relato se aleje del plano de la realidad para no caer un cómic pretencioso y aburrido de carácter absolutamente social ya que eso no es lo que pretende David Sánchez. Consigue una distancia moderada entre uno y otro y un equilibrio que agradeceremos por una historia bien contada y bien dibujada.

El trabajo de la ilustración es otro elemento que llama mi atención. De los cómics que he ojeado últimamente el dibujo es importante pero sigue en un plano ilustrativo, no alcanza las dimensiones del cómic del que hablamos. Aquí no hay diálogos largos que se acompañan de unos muñequitos diciendo esto y representando lo otro, no, aquí si hay acción dentro de cada viñeta y los globos son los necesarios. Un trabajo completo por donde se mire.

Puede que la obra tenga un defecto y es que te quedas con ganas de conocer más del trabajo de David Sánchez, quien por cierto, es un peloncito bastante simpaticón a quien si le serraba un ojo.

Les dejo una entrevista de la misma editorial donde se publica éste su primer trabajo y donde también ha publicado No cambies nunca, un cómic en el que regresan algunos de los personajes de éste universo que ha creado Sánchez. También les dejo el Trailer del libro para que tengan una idea de lo que hablo. Cabe aclarar que No cambies nunca no es una secuela de Tú me has matado, digo, para no quitarles a algunos las ganas.

Leyendo: Arrugas


Envejecer es uno de hechos que más me dan miedo en la vida; llegar a los veinticinco sin terminar mi carrera, a los treinta sin más que un titulo de licenciado sobrevalorado o trabajando como taquero en alguna esquina,  a los cuarenta sin saber que suelo estarán pisando mis pies. Tengo miedo a enfrentarme a los inevitables hechos: la muerte de los que amo, la partida de los que aprecio y el despedirme eternamente de los que no coincidirán nuevamente en mi camino. Soy muy miedoso, cada que llego a la casa espero que todo esté en su lugar y mi hermana no siga creciendo y mi madre madurando. Muchas veces recurro al pasado y lo evoco componiendo canciones, viendo fotografías, leyendo mi diario o repasando las cartas de los amores de secundaría. Sé que aun estoy joven y que no he vivido ni un cuarto de siglo, pero el miedo ahí está y aunque busque razonamientos para alejarlo, solo se modifica o me muestra otras caras.

Paco Roca es uno de los artistas que he revisado últimamente con mucho interés,  su novela Calles de arena llamó mucho mi atención por los colores y la historia tan entretenida. Como hago (y supongo que muchos lo hacemos) cada que me gusta el título de algún autor, decidí ver algo mas sobre el artista y por alguna recomendación fue Arrugas el libro que atrajo mi atención. Ahora pienso que no debí leerlo.

Los lugares comunes se hacen presentes inmediatamente, al principio pensaríamos que es un recurso barato que nos conducirá a las lágrimas, pero no es así, es porque estos lugares comunes son reales, se viven día con día y probablemente son un elemento que llega al entendimiento de la mayoría de nosotros, no se quiere andar con la profundización de temas ya muy tocados. Digamos que los lugares comunes mas allá de ser un recurso son algo inevitable por la naturaleza de este relato, puesto que los sentimientos que se trastocan son los que se han tratado una y otra vez por las personas a lo largo de nuestra vida, la tristeza, la alegría, los celos, la desconfianza, la desesperación y demás. Ahora hay que tener en cuenta que cuando hablamos de viejitos estamos hablando de personas que están en un dominio superior de estos sentimientos, de una profundización de los mismos. No podemos decir que los lugares comunes en esta ocasión sean un recurso para atraernos y engancharnos, es más, podríamos decir que aquello que convierte algunos temas en lugares comunes quedan suprimidos y quedan sólo como temas desarrollados que ya han sido tratados.  Arrugas es el lugar donde las experiencias pierden validez, donde la sabiduría se anula y donde aquellos que han llegado a una etapa más avanzada de la vida se reúnen para contarnos su historia.

Para la realización de éste libro, Paco pensó en las personas de edad madura que conocía, escucho relatos de sus amigos en el que la tía se sentaba horas frente a la ventana mirando al exterior, pensándose pasajera de un tren con camino siempre a un nuevo destino. Visitó acilos donde conoció mujeres y hombres que tenían mucho que contar pero que lo estaban olvidando. Es probable que Paco haya percibido aquel ambiente de tristeza que invade aquellos lugares, ya que consigue retratarlo perfectamente en su obra.

La historia cuenta el ingreso de Emilio a un acilo, decisión tomada por su hijo. Ahí se contaran muchas historias, se inventaran otras y se olvidaran algunas que alguien más intentará rescatar, como la de una mujer que ingresa a dicho lugar y mantiene una relación con otro hombre que conoció ahí, su marido la va a visitar todos los días y ve con tristeza como ella lo desconoce por completo. Aquello que inyectará vida a nuestros personajes es Emilio, quien descubre todo se le está escapando de la mente y no puede hacer nada contra el Alzheimer que lo ataca. Él y otros compañeros suyos querrán comerse lo que les queda de mundo, sin tener mucho éxito en la empresa. La actitud de Emilio se opondrá rotundamente a la idea de perder la memoria, de que su mente quede suspenda en el olvido, intentará leer, memorizar, jugarle trampas a la mente, pero el triunfo de la enfermedad será inminente.

Memorias me recuerda todo lo que no quiero vivir, todo lo que no podría acostumbrarme a sufrir, nos retrata los comunes achaques del tiempo por nuestro cuerpo y espíritu. Es un libro que en algún momento podría ser divertido, porque también los viejitos hacen de las suyas, pero que al llegar al final nos recuerda que venimos solos al mundo y que pasamos por él de la misma manera.

 

Leyendo: Caperucita Roja


Todos conocemos la historia de la niña con su caperuza roja que va a casa de su abuela para encontrarse con el malvado y feroz lobo. Éste se hace pasar por la abuela para devorar a la niña. Otros tantos pero no muchos conocen que Charles Perrault, los hermanos Grimm y Ludwig Tieck tienen su propia versión de la obra y que estas varían mucho, los personajes se comportan de distinta manera, los finales son distintos e incluso la historia llega a variar.

No quiero hablar de uno de los cuentos que todos ya conocemos y mucho menos les diré que el cuento me gusta porque honestamente no es uno de mis “cuentos clásicos favoritos”.

Los cuentos de este tipo corresponden a las formulas ya descritas por Vladimir Prop en su Morfología del cuento en la que se expone una estructura en los relatos capaz de ser incluso una formula para la creación de nuevas obras. En un principio, muchos de estos textos andaban sueltos por el mundo, eran relatos orales que se intercambiaban y transmitían entre diversas lenguas. Los hermanos Grimm se toman a la tarea de buscar estos relatos y estudiarlos, muchos tenemos noción de ellos por ser quienes pusieron en forma historias como Hansel y Gretel, La bella durmiente o Pulgarcito. Los cuentos de hadas que desde pequeños conocemos. Pero el trabajo de estos hermanos va más allá de la recopilación de historias. Sus estudios en gramática comparada y lingüística histórica son importantes, que aunque ahora resultan un tanto primitivos, su estudio extraído del estudio en lengua germana da una de las principales leyes de la lingüística[1] que se ha complementado con el avance en la ciencia.

Vladimir Prop hace lo propio con los relatos desmenuzando cada uno y encontrando similitudes, dando nombres para referirse a cada uno de los personajes y explicando cuales son las funciones de estos en los relatos, juntándolos por valores que tiene el personaje en esferas que incluyen a uno o mas de los personajes, dando una explicación al porque de los finales y haciendo una reflexión de los casos particulares. Lo importante del trabajo de Prop está en la descripción de las estructuras narrativas de los cuentos.

Los relatos han perdurado con el correr de los años y se han modificado sin que esto cause afectación en la esencia o aquello que hace que estos cuentos sean vigentes, que los dañe, y es que no importa si dijéramos Caperucita, Blancanieves o Cenicienta, todos estos personajes quebrantan una prohibición y reciben su castigo aprendiendo de ello. Esto se debe a que todos estos cuentos son un reflejo de la sociedad, una reflexión de lo que somos y de lo que no tenemos que ser o hacer, por ello muchos son cuentos para niños. Las versiones que nosotros conocemos cuando somos infantes son las que se han ido censurando debido a la propia sociedad que sataniza los mismos actos que ejercemos y que en los cuentos se ven exagerados o subrayados. Jonathan Swift escribió un cuento de un pueblo que se comía a los niños para hablar de los niños que en aquella época nacían y pasados unos cuatro años, en promedio, morían por no tener que comer. El mensaje era, si traemos niños al mundo para que mueran de hambre mejor traer niños que sirvan para saciar el hambre.

Pensando un poco más en esto tenemos personajes que son la representación de los valores o cualidades morales o éticos de una sociedad. Caperucita roja está para representar a lo bueno y puro que se contrapone al Lobo siendo lo abusivo y malvado, lo impuro y profano. Luego aparece la abuela quien viene a ser la contradicción del lobo y que afirma la existencia y la razón de ésta en Caperucita, por el lado opuesto está la madre quien será la que propone al texto la prohibición que será quebrantada y por la cual se suscitará toda la trama desencadenada después del quebrantamiento de lo dicho por la madre. Todo esto trata de ser una enseñanza de vida para los lectores o escuchas.

Cuando tomé entre mis manos Caperucita Roja de la editorial Nórdica Libros encontré tres versiones del mismo cuento que dejaban ver una transformación en su forma de contarse. En determinada versión los personajes mueren y en otra los animales hablan, son variantes que saltan inmediatamente a la vista pero que no reflejan tanto como las modificaciones a los diálogos de los personajes quienes sueltan sentencias con juicios de valor bastante agresivos o moralistas que me cayeron increíblemente pesados. Me parece que en esto radica el interés de este compilado del mismo cuento ya que incluso las ilustraciones son poco disfrutables, no tienen un verdadero valor en la obra.

Me gustaría encontrarme con más publicaciones que permitan la comparación de obras que se han modificado. Imagínense un compilado donde se muestren las alteraciones que se le han hecho a la Biblia donde se haga notar lo que cada religión le omite, le aumenta o le “corrige”.

Nota: no es tan divertido como se escucha, incluso me aburrió la última versión.
Por último les dejo un video que me mandó mi amiga Flor que nos muestra esa Caperucita en otra versión.


[1] La ley de Grimm hace notar una transformación entre las consonantes del indoeuropeo al germánico donde las oclusivas sordas se convierten en fricativas sordas, las oclusivas sonoras a oclusivas sordas y las sonoras aspiradas en sonoras no aspiradas. Esta nota carece de interés cómo muchas que circulan por el mundo.

Leyendo: La esposa diminuta


¿Qué harías si un día vas al banco y estas tranquilamente esperando tu turno cuando de repente entra un ladrón?

A) Correr en círculos esperando no morir balaceado.

B) Tumbarte en el suelo.

C) Seguir las instrucciones que el señor ladrón te ordenará.

D) Salvar a todo el mundo.

E) Entregarle todo tu dinero.

¿Ya lo pensaste bien?…

¿Estas seguro?…

Si tu respuesta fue B lamento decirte que no te va a servir en este cuento… al igual que si escogieras cualquiera de las anteriores pues está vez lo que quiere el ladrón no son tus objetos de mayor valor económico, sino, emocional.

Así comienza La esposa diminuta, uno de los cuentos fabulísticos de Andrew Kaufman, multidisciplinario canadiense que tiene la facilidad de generar imágenes que nos resultan extrañas pero agradables. He de aclarar que no es el mejor cuento de éste tipo que he leído y que incluso he considerado inferior el relato con respecto a muchos otros que traen su acostumbrado mensaje y tienen mayor interés. Detesto aquellos cuentos con un mensaje de vida en el que tienes que aprovechar, disfrutar y valorar lo que tienes, me parecen lugares comunes ya muy tocados por el discurso de los “valores” en el mundo generalizándolo.

Pero entonces, ¿qué es de sorprendente en este cuento? Nada. No tiene que ser sorprendente y genial y exquisito y todos esos adjetivos que se han resemantizado por los pseudo intelectuales conocedores de textos. El texto simplemente te ofrece un relato agradable y te lo ofrece de buena manera. Una historia sencilla donde Stacey junto a un grupo de personas son asaltadas por un ladrón de objetos de valor sentimental, por ejemplo un reloj o una fotografía. Después cada uno de ellos experimentará cambios en su vida que estarán relacionados con estos artilugios y deberán averiguar la forma para que aquello termine.

A lo largo de la historia, nuestro narrador, quien es el esposo de Stacey, reflexionará sobre el amor que siente hacia su mujer y su hijo (quien en mi opinión es detestable). Hasta ahora pinta para ser una novela de Coelho, mi autor favorito[1], pero nunca pasa eso. El relato se compone de pequeñas y extrañas historias que dan fuerza, movimiento y ritmo al cuento, dejando ver una estructura sencilla y clara para ser apreciada por cualquier lector de la obra.

Las ilustraciones juegan un papel agradable, no importante pero si para acompañar las historias donde una mujer se convierte en caramelo o un hombre se le multiplican las madres. Tom Percival[2] consigue esbozar aquello que nos imaginamos sin darnos detalles de aquello. Sus imágenes no son mas que sombras que no pretenden irrumpir con todo lo que viene cocinando Kaufman. En lo personal disfruté mucho más el trabajo de Tom que el de Andrew, quizá tenga que ver con lo mucho que me gusta el trabajo de la ilustración o con que el relato no significó de gran interés para mí.

Me parece que es un buen texto para disfrutarlo ya que nos ofrece facilidad, un poco de aspiración a algo que no consigue y sobre todo, complacencia, un agrado después de leerlo. 

Les dejo el trabajo de Percibal para que lo revisen y lo amen tanto como yo. http://tom-percival.com/


[1] ¡No!

[2] El trabajo de Percibal. http://tom-percival.com/

Leyendo: Canción de Rachel


 

¿Se han sentado alguna vez frente una anciana que tiene muchas cosas que contarles? ¿Les ha ocurrido que el tiempo se fuga en una válvula que queda abierta ante las historias de una persona que habla y habla contando su vida? ¿Les ha pasado que su atención vuela cuando el platicar cotidiano nos conduce a dilucidar sobre lo que se nos está diciendo?

Miguel Barnet ha conseguido, en Canción de Rachel, que seamos el receptor de una platica llena de pesquisa, una narración triste de una vieja mentirosa que nos irá dando en pequeñas dosis información importante sobre su vida (siendo ésta la línea sobre la que se desarrolla el libro) y en la que encontraremos otro tipo de información; sucesos políticos y sociales en su mayoría.

La narrativa es agradable, ya que a medida que vayamos avanzando nos encontraremos con diferentes voces que desmienten a Rachel o le dan la razón; la carta del marido muerto diciendo que sí le gustaba, las compañeras de trabajo que no la bajaban de puta, amistades que la revelan como una mujer de bajos mundos y no de alcurnia y fineza total. Estas voces provocarán que escuchemos todo cómo si fuese un suceso real y verídico, anulándose por ser ésta novela una ficción; con chismes, rumores y confesiones de ella y de gente que la rodeaba.

La historia trata la vida de una vedette de los años 20’s hasta su presente en Cuba. Rachel es una mujer llena de vigor, fuerza y valentía, así como de ingenio para decir y hacer las cosas, siempre peleando por un protagónico o por un lugar en el escenario de su vida. Como hija de padres extranjeros y nacida en Cuba, su lenguaje en ocasiones resulta ajeno o totalmente extraño, con muchos localismos exagerados que podrían resultar incomprensibles y un obstáculo para la lectura pero que entendiendo la idea en su totalidad resuelven esa confusión.

Rachel se revela como una artista desarrollada con talento natural; bailarína, cantante, músico o ayudante de circo. Ante nosotros queda como una mujer que buscó acomodarse en una buena posición teniéndose a sí misma como un producto rentable. Intercambio de besos por protagónicos o incluso por abarcar un teatro completo. Rachel se dibuja tal y como es con sus mentiras y sus atisbos de verdad, bosquejándonos a su madre con mucho cariño y haciéndola un personaje importante dentro del relato. Otros personajes resultan, de igual forma, claros ante la protagonista que se hace protagonista de su mismo relato, personajes que tienen un carácter bien definido, que han sido tratados desde el inicio para ser creíbles y que es fácil imaginarlos por esta forma tan común en la que se narra la novela, estas pláticas que hacemos día con día en las que a veces describirnos a alguien de manera muy subjetiva. .

Por la manera en la que está escrito seremos solo espectadores y centro del espectáculo que se está gestando, no seremos participes del texto mas allá de receptores e interpretes del mensaje, nos podremos imaginar que es la puta mas grande del mundo y lo confirmaremos al llegar a nuestros ojos las declaraciones de otras personas que hablan de ella. Rachel es dura, un hueso difícil de roer, poco digerible al mundo y que para nosotros significará siempre una distancia considerable, distancia que ella misma establece en su postura de diva y estrella. Nos podrá encantar con sus palabras vacías que esconden desesperanzas, vergüenzas y anhelos tristemente perdidos.

Leyendo: El ladrón de sueños.


No tenía idea de que Bernardo Fernández, también conocido como BEF, era un novelista, cuentista e ilustrador de diferentes obras. Recordaba su pseudónimo por una novela gráfica de Juan Villoro que pensé  era una copia de Indiana Jones. Después de hojearla me di cuenta de que solamente retoma el tema del objeto de leyenda pero que no es lo mismo y mucho menos un plagio de la historia.

Recientemente he estado leyendo obras con mucha violencia, con escenas desagradables o que te revuelven las entrañas, con cuadros de sexo que dejan poco a la imaginación. Al encontrarme con El ladrón de sueños de BEF pude tomar un respiro de todo aquello que me hace volar la cabeza generando imágenes muy pesadas y sorprenderme ante un texto agradable, bonito, fácil y atractivo para un determinado público. Leer a BEF no implica poner a pensar y sobrecalentar el cerebro, lo único que hace falta es dejar que las palabras nos hagan imaginar esos dos universos donde nos sitúan los narradores.

El ladrón de sueños cuenta la historia del Dr. Ventosa, Andrea y unos niños que han sido secuestrados por el mismo doctor. Es una novela para niños un poco grandes y para jóvenes con ganas de entretenerse, y claro, también para todo aquel que tenga entusiasmo por leerlo. Los narradores son uno omnisciente que a la par de la voz de Andrea, el otro narrador, irán contando la historia de un científico loco obsesionado con la idea de crear una consola de videojuegos generadora de pesadillas que serán robadas por el Somnirraptor, el mejor invento del doctor Ventosa. Una maquina mitad robot, mitad insecto, que tiene un detector de pesadillas el cual lo conduce a aquellas cabezas que tienen sueños desagradables por las noches. En la historia jugará uno de los papeles principales Andrea. Un día en el que se queda a dormir con su mejor amiga para jugar el WaRP II, consola producida por HumaCorp, empresa en la que trabaja el Dr. Ventosa, Andrea tiene una pesadilla que la despierta y alcanza a ver a un gigantesco insecto que está por robar aquel sueño incomodo que afecta a su amiga. Ella brinca para atrapar al Somnirraptor y termina aferrándose a él saliendo por la ventana del edificio, encaramándose en una aventura nocturna en la que se encontrara con los niños secuestrados, que tienen curiosos nombres populares para muchos de nosotros remitiéndonos a un gato y sus amigos de pandilla. Los niños fueron secuestrados por el doctor para ser sometidos a un eterno sueño generador de pesadillas que se convertirán en videojuegos.

Así entre un México ficticio se genera una historia contada con humor y fluidez que reúne entre sus páginas la aventura, la ciencia ficción, los mundos virtuales de los videojuegos, la amistad, la fantasía y el amor.

La historia viene ilustrada por Patricio Betteo, quien nos muestra muy a su estilo la idea que tiene sobre los personajes y los escenarios. En lo personal, preferiría que fueran omitidas estas imágenes pues el texto por sí mismo es capaz de hacer que lo imaginemos todo sin problemas, aunque claramente éste elemento lo hace más atractivo para su principal público. Algo que podría confundir un poco al joven lector es la manera en la que está segmentado el libro puesto que los capítulos siguen el orden de las fases del sueño pero también hay un inserto de temporalidad ajeno a lo que sucede en el tiempo del relato principal, no es muy complicado, solo hay que prestar atención a esta parte que sirve muy bien para causar un poco de tensión y emoción en la historia.

No es un libro complicado y mucho menos pretende ser la mejor novela, pero consigue lo que se propone que es entretener a un público joven con un idioma familiar y bien emplead

Leyendo: El perfume.


Cada uno de nuestros sentidos está destinado a comunicarnos algo, a proveernos de la información necesaria para descifrar aquello que sentimos, la percepción se nos presenta. Actos en los que nuestro sentidos se hacen participes son actos de disfrute del cuerpo, de goce sensorial, de erotismo, de repulsión. Nos confundimos ante la presencia de algo desconocido, ante el roce de nuestra piel con texturas diversas. Hemos trabajado la vista hasta entender los discursos que captamos con ésta, hemos estudiado todo cuanto nos rodea tratando de darle una explicación a aquello que construimos día con día, nuevas imágenes, nuevos relatos, nuevos sonidos, nuevos textos perdidos en el sentido hasta que no los desentrañemos.

Pero hay un discurso que no ha sido tratado con mucha recurrencia, discurso tan inasible por etéreo quizá, por presentarse ante nosotros como un fantasma, como el alma de las cosas que nos rodean y de lo que se compone. Nos remite a momentos específicos de nuestra vida pues con lo que más trabaja es con la memoria y los recuerdos por ser la única parte de nuestro cuerpo en la que se puede alojar, por no tener un medio mas donde permanecer de forma significativa. En instantes nos puede provocar tanto con solo ser percibido, hambre, deseo, tristeza, añoranza, alegría, repulsión, confusión, embelesamiento… enamoramiento.

Jean-Baptiste Grenuille nació en un espacio donde todo era podredumbre, muerte, descomposición, donde cada superficie desprendía un hedor repulsivo. Estuvo a punto de morir de la misma forma que sus hermanos mayores; debajo del puesto de pescado de su joven y atractiva madre quien dio a luz cómo otras tantas veces. Pero Grenuille, entre la delgada línea que lo dividía de la muerte y de ser como los demás, decidió que no quería morir, que aquello que lo hacía distinto sería su principal arma para poder sobrevivir. Sus fuertes pulmones le ayudaron a gritar y todos notaron que existía, incluso su madre quien tras ser acusada por deshacerse de él fue condenada muerte.

Jean-Baptiste creció distinto a la mayoría de los hombres. Concebía el mundo por su escancia, por su aroma, vivía en el mundo de los olores y era el que conocía yel único que podía nombrar, no entendía bien que era dios y por qué la gente lo adoraba a pesar de que aquello que lo presentaba tenía olores tan insulsos y pobres. Pero sí pudo advertir el tipo de comportamiento que tenían los demás cuando entraban en contacto con algún aroma. Grenuille decidió que quería poseer todos los aromas del mundo, aprender a preservarlos además de crear esencias nuevas y extraordinarias. Alimentado por esta obsesión se encaramó en la misión de conseguir aquellos olores capaces de crear el mejor perfume del mundo, uno ante el cual el mundo entero se arrodillara y se entregara por completo, uno que fuese superior al que anuncia a el Dios de los hombres.

Grenuille fue aquel que consiguió dominar el lenguaje de los aromas, encantando y engañando a las personas con discursos que los idiotizaban, confundían o transformaban. Cada uno de sus experimentos es prueba de ello y nos expone a una fragilidad ficticia pero no por ello distante. El texto propone un personaje que conoce el mundo de los olores y que tras un proceso lento y dedicado consigue dominarlo por completo. Nos muestra un ser ajeno al mundo en el que la mayoría vivimos y que al ser un “artista” de los aromas, sufre el proceso de creación.

El texto se desarrolla bajo la voz de un narrador vivo, con emociones y sentimientos que se desprenden a lo largo del relato soltando oraciones con algunos juicios de valor y siendo como aquellos cuenta cuentos que nos interrogan a la mitad de la historia preguntándonos qué pensamos pueda suceder. El titulo anuncia ser la historia de un acecino, pero anuncia mucho de lo poco que sucede puesto que a lo largo del libro se muestra la vida de Grenuille solo perfilando al artista-acecino que reúne lo necesario para crear su gran obra.

Por mucho que el texto nos evoque aquellos aromas desagradables y agradables que están en el universo del relato, y que son una imitación del nuestro, queda muy marcada la intención de Patrick Süskind de que todo el tiempo captemos (imaginemos) los olores, pero a medida que avanzamos en la historia, este recurso se va dejando de lado y luego vuelve a  ser retomado de manera abrupta y en ocasiones forzada lo cual puede llegar a hacer que nos confundamos puesto que ya habíamos desarrollado fragancias en torno al escenario donde se supone está situada la narración. Me parece que es loable este intento pero no suficiente pero no por culpa del escritor, más bien por la naturaleza de aquello con lo que se está tratando y que es el plano de los aromas, el discurso del olor al que es difícil tener acceso e imposible, diría yo, cuando se trata de ir mas allá de la evocación.

Un texto agradable y entretenido, sin ser complicado y bastante claro en lo que se nos presenta, descripciones exactas y detalladas que nos transportan con facilidad a la Francia del siglo XII. Süskind hace algunas referencias al marco histórico que rodea la novela, pero bien son detalles sin mucha importancia que enriquecen el texto pero que al mismo tiempo reducen su calidad al ser imprecisos y poco claros. Bien se pueden omitir y contar la historia con mayor calidad a incluir estos elementos que solo distraen un poco la mente del lector. Un libro para esas ganas de leer algo sin complicarse la mente.

Leyendo: Brama.


La Sonrisa Vertical es la colección de la editorial Tusquets que publica libros de tinte erótico. El nombre deriva de la idea en la que el sexo femenino, visto desde una perspectiva distinta a la ordinaria, se asemeja a una sonrisa apreciada verticalmente. Imagínenlo.

La publicación más reciente de ésta colección lleva por título Brama y con un tremendo sentido que nos puede referir este concepto se idea una novela en la que, al entrar en contacto con ella, nos decepciona o desaparece. El título sin duda fue un desacierto pues no nos llena y terminamos pidiendo más de lo que se nos anunció.

Brama es la historia de dos hermanos, sus padres, dos mujeres y una casa que será el escenario de una lucha de autoridad. La historia comienza situándonos en un tiempo en el que ha sucedido todo lo que después se contará, por ello resulta un poco ajena esa primera parte y después es esa pieza que estuvo aguardando ser colocada en el rompecabezas. Me refiero que no inicia en el principio que compete al tiempo de la historia. Los demás capítulos con las voces de cada uno de los personajes que interesan a la historia, en la que sus experiencias y recuerdos (en su mayoría) darán movimiento a un espacio estático donde pensamos que ya no sucede nada, un espacio muerto y estéril para las relaciones humanas, pero latente para la naturaleza y los instintos animales.

La técnica empleada por David Miklos refleja experiencia, paciencia y gusto por su oficio ya que muchas de las emociones de los personajes se nos transmiten a través del texto de manera exitosa y gracias a ello podemos llegar a conocer mucho de ellos mismos. Incluso el humor hacer su aparición constantemente. Cada una de las voces que compone Brama está bien desarrollada y trabajada. No se escribe de la misma manera la voz de uno de los hermanos a la de su padre o su mujer así como no hablan de la misma manera. Por ello el carácter de cada personaje hace que pensemos que realmente es él quien nos cuenta la historia desde su punto de vista y no un narrador exclusivo creado por el autor para conducir el texto. Todas las voces se unen construyendo la historia en un narrador colectivo y cada voz está consciente de su papel en el texto. Ellos mismos, los personajes-narrador, te advierten de su presencia en el relato y de cuanto ellos te pueden contar a ti, hablan contigo, entablan una conversación con el lector. Los personajes parecen estar situados junto a ti y saben que su momento de contar algo se acaba o dará pie a otra cosa que tenga que decir uno de los otros protagonistas.

El morbo y la libido a que queremos vernos expuestos en el libro, quedan un poco sofocados. Si bien hay instantes donde la tensión sexual se libera y los deseos y necesidades son saciados, no son más que meros instantes, importantes por ser algunos de los pilares que sostienen y ejemplifican este argumento de la autoridad y el poder. Hay imágenes agradables que pueden despertar ese interés a lo erótico, pero a pesar de ser muy claras y digeribles son muy ligeras y poco impactantes. No es pornografía claramente, pero se reserva mucho y se limita a imágenes que ya nos son familiares.

Un buen texto desde la forma en la que está contado, que aunque deje algo que desear, nos brinda muchas otros elementos en su construcción que podemos disfrutar.

Leyendo: Nueve cuentos


Desde que leí El guardián entre el centeno, entendí que en los textos de Salinger siempre hay algo que se cocina. Un texto en constante construcción dentro de nuestra cabeza que genera ideas e imágenes que nos hacen cuestionar la obra. Generalmente en la lectura de algún texto[1] reproducimos estas ideas en algo a lo que yo denomino imágenes cognitivas, (aludiendo a la lingüística pero sin ocupar el término en su totalidad), estas imágenes son el resultado de una descripción de un texto al que tenemos acceso. Las imágenes vienen con un sentido muy fuerte al que damos significación en el proceso de la comprensión de ésta. Ésta comprensión hace que entendamos la idea, la podamos digerir y produzca algo en nosotros. Los textos se ven acompañados de dos ejes importantes: la técnica y la sensibilidad.

Dicho esto quiero compartir una opinión sobre nueve cuentos que hacen eco en mi cabeza una vez terminados, no son impresionistas, no está en su naturaleza serlo. Relatos que son contados a manera de diálogos de los que se puede pensar se abusa el recurso estilístico. Narraciones que en el acto presente de la lectura no son difíciles, es más, se podría llegar a pensar que son conversaciones sin sentido, vacías o que no dicen nada. El momento en el que la bomba que las contiene detona es cuando tocas el punto final. No hay que reflexionar mucho para darse cuenta de los sentimientos que el texto te transmite, tristeza, vacío, coraje, miedo y una mirada ante la situación personal a la que dejamos de ser ajenos y en la que generamos empatía.

Salinger sentía afinidad por el mundo de los niños, por la forma en la que éstos conciben su realidad, motivo por el cual la mayoría de los relatos incluyen niños que en sentencias directas hablan del mundo. Actitudes de niños que crecen o que son el reflejo de lo que se les pide ser. Nueve cuentos en los que el mundo ha afectado a una sociedad. Existe una línea sobre la que se manejan las historias y es la guerra; soldados, mujeres desoladas, esposos muertos, hombres vueltos a la locura después de terminado su papel en la guerra.

Algunos de los personajes que toman parte en estos cuentos pertenecen a la familia Glass, una familia de ficción de la que Salinger ha creado una historia y una genealogía y de la que se habla en la mayoría de los relatos escritos por el autor. Así hacen aparición tanto en El guardian entre el centeno, nueve cuentos y Franny y Zooey. Estos personajes tienen relación con la vida del propio Salinger, por lo tanto podemos ver que el sentimiento con el que impregna a estos cuentos es algo de lo que el autor extirpa de sí.

Estos cuentos no tienen el propósito de contarnos una historia increíblemente grandiosa y magnifica o de volcarnos en impactos de imágenes pesadas que nos harán exclamar un ¡oh! Ante alguna línea (cómo lo hace en su momento Hinojosa con Un chico de cuidado). Son textos que buscan transmitirnos algo bastante grande, que alcanza inmensidades difíciles a nuestra percepción pero en las que está sucediendo algo y que con un dialogo hacen que nos demos cuenta de todo un universo, el de los personajes o nosotros, que no es estático, sino que también tiene movilidad fuera del marco visual.


[1] Todo lo que podemos leer y que va más allá de la escritura.

Leyendo: Un chico de cuidado


Francisco Hinojosa nos deja un agradable sabor de boca con sus cuentos en Un tipo de cuidado; donde nos muestra un autor menos preocupado por presentar un buen texto y más bien impresionista.

Un tipo de cuidado está lleno de cuentos en los que siempre (exceptuando uno), hay un muerto; mata a sus personajes a diestra y siniestra. Incluso en uno de los cuentos el personaje es un escritor que mata a sus personajes, un novelista que se mueve entre el terror y la línea policiaca. Los cuentos no dicen mucho, o más bien están tan cargados de puntos clave en la vida de los narradores, que muestran como en cámara rápida todo lo que les pasa, así discurren de manera ligera amoríos, matrimonios, sexo, infidelidades, golpes familiares, muertos (como queriendo resaltarlo), y tantos datos que hacen que la vida del personaje al que podríamos presentar mucha atención, no parezca más que un chisme que se pasa de boca en boca.

Pero el libro no está perdido, para nada, así como lo consigue en “A los pinches chamacos”, un cuento con humor negro negro y retorcido retorcido, como él mismo lo dijo en una conferencia (en la que me gané una de sus firmas). Los relatos nos atrapan fácilmente, nos enganchan, por ello cualquier lugar será el sitio perfecto que nos permita leer los cuentos, dejarlos en pausa y retomar la lectura nuevamente, no son aquellos textos en los que basta un pestañeo para perder el hilo de lo que se está hablando y más aún de lo que se viene cocinando dentro del texto. El relato es bastante noble y nos aguarda para que lo interceptemos en cualquier momento.

El libro toma el título por el segundo cuento, que no es el más importante probablemente como aquellos, dentro del mismo libro, que hablan de la sociedad en ese tiempo, de revueltas escolares, y de eventos reales, a excepción un cuento donde reviven muertos. Son ocho relatos entretenidos en los que, sin decir mucho, sucede toda una vida.

En definitiva el libro tiene algo que lo rescata de las sombras y nos recuerda que nos encontramos ante un escritor que sabe contar historias. Es el último de los cuentos, donde vemos, o nos situamos, en un ojo que ve muchos acontecimientos en una sola noche, una cámara que salta de lugar en lugar y que conduce a los personajes como una cadena. Una serie de sucesos en los que estamos situados en un lugar donde alguien más se sitúa y que nos arrastra a ese nuevo espacio en el que se mueve, que a su ves fluctúa con otro personaje que nos conduce por otro camino. Así hasta darnos cuenta de que estamos en un universo que es un círculo lleno de historias que se engarzan entre si… o mejor dicho… en una infinita y consecuente espiral.