Cosas de Libreros 84 y 85


84.

Señor: ¿De a cómo tus libros?

Yo: Depende del libro.

S: ¿Qué no cuestan todos los mismo?

Y: No, si busca alguno en especial con algún costo le puedo ayudar.

S: No me gusta leer. Nomás tenía curiosidad.

Y: Tengo algunos libros que son muy buenos y baratos.

S: Nel, mejor unas chelas.

Y: De acuerdo.

 

85.

Mujer: Hola, disculpa, ¿dónde están tus libros de Filosofía?

Yo: Por aquí (la conduzco al área).

M: ¿Y cuál dirías que es un filósofo importantísimo?

Y: Pues no sé, eso depende de…

M: El que sea, no importa mucho, sólo quiero que sea muy famoso.

Y: (Viendo los libros de Schopenhauer ) Él.

M: Gracias (me voy, veo como se comienza a acomodar el cabello, se arregla la ropa, toma un libro cualquiera entre sus manos, lo abre, posa como si lo leyera con los libros de Schopenhauer de fondo, saca su celular, se toma varias fotografías con distintas poses, deja el libro sobre una mesa, sale).

Cosas de Libreros 82 y 83


82.

Yo: ¿Te has dado cuenta que cada mes recibimos muchos libros que dice en las etiquetas, en los cintillos o en las estampas que son “el mejor libro del año” según el New York Times?

Compañero M: Sí, es una locura que todos los libros sean el mejor libro del año.

Clienta: (Tiempo después se aproxima a nosotros) Hola, estoy buscando un libro, es un best seller según el New York Times.

83.

Clienta: Hola quiero estos libros.

Encargada de caja: Sí, claro, sería tanto.

C: Aquí tienes (entrega el dinero) y también me gustaría que los envolvieras todos para regalos.

E: ¿Todos juntos?

C: No, todos por separado y quítales el precio.

E: De acuerdo (comienza a envolver los libros).

Amiga de la clienta: ¿Vas a regalar todos los libros?

C: Sí, (mientras la encargada de caja está por envolver el último) son un regalo de mí para mí. No puedo esperar a abrirlos, nos tomamos un café aquí y los abrimos.

Cosas de Libreros 80 y 81


80.

Clienta frecuente: Hola, ayer pedí que me hicieran una cotización de unos libros y me los voy a llevar hoy.

Compañero J: Sí, son estos (los saca de los libros apartados), serían mil pesos ya con el descuento.

C: No es posible, ayer me hicieron la cotización y no era eso.

J: Pues probablemente se equivocaron porque este es el costo que me arroja.

C: No, ayer me dieron una cotización y me la vas a respetar porque eso fue lo que me dijeron.

J: ¿Cuánto le dijeron que era?

C: Más de mil doscientos, aquí lo tengo apuntado.

J: Sí, pero con los descuentos es menos lo que tiene que pagar.

C: ¿Y entonces para qué me hacen una cotización? ¿Es mucho pedirte que respeten el precio que me dan? No pueden estar jugando con esos precios. (Comienza a llorar) ¿Tienes idea de lo que cuesta ganarse el dinero? A una anciana como yo no le alcanza para nada y tú no me quieres respetar el precio. ¡Respétalo, te digo!

J: Sí quiere le respeto el descuento, pero sería más.

C: ¿Y por qué me quieres cobrar más?

J: Porque quiere que le respete la cotización (quita los descuentos del sistema). Listo, ya quedó arreglado, ahora está tal y como se lo cotizaron.

C: Pero es más de lo que me dijiste al inicio (sigue llorando).

J: Porque es la cotización que le hicieron y que usted tanto ha pedido.

C: No, cóbrame menos, hazme el descuento que me tienes que hacer, te digo que me cuesta mucho ganarme el dinero, soy una anciana.

J: Lo lamento, ya quité los descuentos y ahora es esto.

C: ¿Eso es lo que quieres, verdad? ¿Quieres verme llorar? ¿Quieres ver a una pobre anciana como yo llorando frente a ti? ¿Eso te gusta?

Yo: (que he escuchado toda la conversación detrás de un librero) ¿Qué pasa?

C: No me quieren respetar el precio que me cotizaron y además me quiere cobrar más, no quiere hacerme el descuento que me merezco.

Y: (A J) ¿Aún le puedes aplicar el descuento?

J: Sí, pero se pone así la señora.

Y: Ya aplícalo y que se vaya.

J: Con el descuento serían mil pesos.

C: Gracias, ¿era mucho pedir? No es posible (aun sollozando voltea a verme), de verdad que no es posible.

            81.

Cliente: Hola, disculpa, me gustaría saber si tienes un libro de ingeniería agroindustrial que busco.

Yo: No manejo el área, pero si gustas podemos buscar en el sistema.

C: Claro el libro es Control automático de procesos.

Y: (Busco en el sistema) No lo tenemos, disculpe.

Compañero Obsesionado con la Filosofía: Pero tenemos otros libros sobre el tema ¿A escuchado hablar de los Diálogos de Platón?

Ser LGBTTTIQA+ enfada


Hoy no tengo cosas de libreros, pero necesito sacarlo por todos lados.

Amix, acabo de levantar una denuncia en COPRED, literal, chillo y tiemblo un chingo de coraje, voy a levantar denuncia en el ministerio por agresión por parte de mi vecina, pero ese no me duele tanto como el de COPRED. Mientras la escribía me enfadé mucho, les cuento un poco lo que puse: Desde hace año y medio o dos años, cuando nos mudamos mi marido y yo a este edificio, la señora vecina del dos, de la que ya les he contado, ha sido conflictiva en muchos aspectos con mi persona, teniendo que llamar en múltiples ocasiones a la patrulla, ha intentado meterse a mi propiedad, me ha tocado en la puerta de mi departamento sólo para insultarme, me ha ofendido en el pasillo. Pero de las cosas que emperran mucho es que durante este tipo de agresiones la señora se refiere a mi no por mi nombre sino por los apelativos de “Poco hombre”, “joto”, “puto”, “maricón”, “dizque hombre o quién sabe qué seas” y a mi marido como “tu amiguito” y “el otro maricón”. Incluso en una ocasión, frente al policía, me llamó el “dizque señor”. Le he pedido que emplee mi nombre en varias ocaciones así como el de mi marido, o al menos se refiera a él como mi marido, haciendo énfasis en ello pero los tipo de apelativos que recibimos siguen siendo esos. La denuncia por intentar entrar en mi domicilio así como por agresiones en áreas comunes del edificio y por agresiones verbales en la puerta de mi departamento ya están en proceso de ser levantadas, pero lo que me enoja mucho, lo que de verdad me rompe es que con un carajo!, ser parte de la comunidad LGBTTTIQA+ sigue siendo una mierda, no es una elección que nos haga felices siempre, es algo con lo que cargamos todos los pinches días, porque el miedo siempre está ahí, miedo a ser agredido, miedo a que te insulten verbal o físicamente, miedo a que te maten con una de esas palabras, miedo a tener que salir de closet siempre, ya sea en la escuela, con tu familia, en un nuevo trabajo, en una fiesta, siempre estamos saliendo del closet, siempre estamos tentando terreno y por mucho que estemos avanzando tenemos que seguir peleando para que nos respeten, porque ese respeto es nuestro, no nos lo puede quitar nadie, NO LES PERTENECE. Hoy ella se respaldó en el hecho de que es mujer, de que la agredimos los otros dueños porque es mujer y somos una mierda, pero todos todos todos, los y las que hemos vivido aquíe hemos pensado en vender y mudarnos (o sea han mudado) por culpa de ella y no me quiero dejar, porque me amenazó diciéndome que “ella se encargaría de que yo me largara”, pero por qué mierda? yo estoy pagando mi propiedad!. Amix, nungua persona debería sentirse agredida verbalmente por sus preferencias sexuales en el domicilio donde radica. Quizás la señora no esté de acuerdo con mi orientación sexual, pero sus consideraciones son personales, mal fundamentadas y no por ello tiene el derecho o la aprobación por mi parte ni socialmente de reducirme a denominativos que socialmente son peyorativos, insultos homofóbicos por mi orientación sexual que sí, que seguimos escuchando cuando agarramos a alguien de la mano, cuando demostramos nuestro cariño en público, cuando decidimos vivir juntos. Lo peor amigos, es que siempre está la culpa, me da, no sé, me da mucho miedo, o vergüenza decir que alguien me agrede por eso, que alguien se refiere a mi como “joto”, “puto” o “maricón”, porque decirlo valida un poco lo mucho que lastiman esas palabras y no me quiero ver frágil ante ellas, pero jode, de verdad jode. Amigos, amigas y amigues, el mes del orgullo sirve, pero no olvidemos que día con día un niño es llamado maricón y eso le impide confiar en la gente, una mujer es agredida, empujada por ir de la mano con su novia, una persona trans es asesinada por vivir su vida, una persona no binaria es renegada al aislamiento por su persona, incluso entre nosotros. Aún no estamos a salvo, seguimos avanzando pero no estamos a salvo. No sé si algún día lo veremos, espero que sí, pero mientras nos toca seguir levantando la pinche frente, mirar a quienes nos agreden a la cara y hacerles ver que no les tenemos miedo hasta si por dentro nos estamos cagando.Les quiero.

Cosas de Libreros 78 y 79


            78.

Cliente: Hola, ¿leíste este libro? (Me muestra la portada de un libro que no he leído).

Yo: No, lo lamento, me lo han recomendado y sé un poco de qué trata, pero no lo he leído.

C: ¿Hay alguien calificado?

            79.

Cliente: Hola, disculpa, me gustaría saber si tienes el libro de las portadas de Vogue.

Yo: Permíteme y lo checo en el sistema (reviso). No, disculpa, ya no nos quedan.

C: No es posible, vine hace un mes y lo tenías ahí (señala el librero).

Y: Según el sistema se vendió el último hace dos semanas.

C: ¿Seguro que ya no está?, debería de estar, si lo tenías antes y ahora ya no es algo que no tiene sentido.

Y: Sí, ya no lo tengo, el libro se vendió, si gustas puedo conseguirlo.

C: ¿Y me lo traes ahorita?

Y: No, los libros importados tardan al menos quince días.

C: Gracias.

(Me dedico a atender a otro cliente cuando se acerca el gerente).

G: ¿Oye, no has visto un libro de moda que buscan unos jóvenes?

Y: ¿Qué jóvenes? (el gerente señala al mismo cliente que me había preguntado antes por el libro de Vogue). ¿Qué libro le pidieron?

G: Uno de las portadas de una revista, que dicen que lo tenemos, que lo vieron apenas.

Y: Les acabo de decir que no lo tenemos.

G: Ya… es que dicen que lo vieron.

Y: Hace un mes, y se vendió hace dos semanas.

G: Ya… y si se los intentamos conseguir.

Y: Ya les dije, pero al parecer no quieren esperar. (Ambos miramos a los clientes que siguen buscando en el estante de moda. Al final compran otros libros del mismo tema).

Cosas de Libreros 76 y 77


76.

Cliente: A que tienes la Biblia, ¿verdad?

Y: Sí, claro, ¿alguna Biblia en especial? ¿Edición?

C: La de Akal en ocho tomos.

Y: Me temo que Akal no tiene publicada ninguna Biblia en ocho tomos.

C: ¿No?

Y: Estoy totalmente seguro.

C: La semana pasada vine y me dijeron que si estaba.

Y: Pues le dieron un dato errado porque no existe.

C: ¿Y si buscas en tu sistema?

Y: Si gusta (me dirijo a la computadora)

C: Pero busca por autor.

Y: ¿Por autor?

C: Sí, ponle Karl Marx y verás que te sale.

Y: (Entendiendo todo) ¿Se refiere a El Capital en ocho tomos de Akal?

C: ¿Qué otra si no va a ser la Biblia?

            77.

Yo: (A una mujer que lleva media hora con un libro hojeándolo de cabeza) Buen día. ¿Le puedo ayudar en algo?

Señora: No gracias, estoy leyendo, me quiero demostrar que sí es posible leer al revés.

Cosas de Libreros 74 y 75


74.

Clienta: (A su amiga que está sentada en una mesa del café junto a los libros de niños) Mira, esta Biblia para niños es fabulosa. Me encanta la idea de que se produzcan estos materiales, es una pena que no exista tanto, si vieras el trabajo que me cuesta comprarles libros a mis hijos, sólo pueden leer cosas que hablen de nuestro señor, nada de esas porquerías con dibujos diabólicos. Deberías de comprársela también a tus hijos. (Sigue platicando de temas religiosos).

Cliente: (Media hora después de lo dicho por la clienta entra a la librería y se aproxima al área infantil donde estoy acomodando y donde está la clienta con su amiga) ¿Hola, tú me puedes ayudar con libros para niños?

Yo: Sí, claro, qué buscabas.

C: Quiero ver todo lo que tengas de la colección El barco de vapor y A la orilla del viento.

Y: Mira, son estos (le muestro las colecciones).

C: Gracias. (De pronto se queda mirando fijamente la Biblia para niños) No puede ser que vendan esto. Entiendo que es un mercado muy grande, todo un negocio, no es culpa suya, es una pena que se hagan estas cosas. Aún no consigo pensar qué clase de imbécil puede comprar estas cosas para sus hijos o para los niños. Me enfada pensar que les metan tanta porquería en la cabeza. Religión encima de todo, me enfada. Oh, mira, aquí están los libros que buscaba, ¿pago directo en la caja, verdad?

Y: Sí.

C: Y disculpa lo que dije, bonito día.

Y: No te preocupes, hasta luego. (Miro a la clienta que está con el rostro totalmente rojo).

75.

Joven: ¿Dónde están tus agendas fiscales y códigos civiles?

Yo: Disculpa, pero no trabajo ese material.

J: ¿No tienes un área especializada en derecho?

Y: Tengo un área pequeña de derecho, pero es más de ensayo y textos clásicos.

J: ¿Entonces qué vendes? ¿Puras novelitas y libritos con historias? ¿Libritos de cancioncitas y poemas?

Y: Desafortunadamente sí. Es una pena no vender libros tan interesantes como la agenda fiscal.

Cosas de Libreros 72 y 73


72.

Clienta: ¿Dónde están tus libros religiosos para niños?

Yo: Por el momento sólo tendría La biblia para niños.

C: ¿Y qué más?

Y: Sólo eso.

C: ¿Pero entonces no tienes nada que nutra el espíritu de los niños?

Y: También tengo libros de ciencia para niños, esos son muy buenos e incluso están más baratos que el otro libro. Digo, son opciones. Si gusta le muestro algunos.

C: No, gracias, mis niños van a crecer con las enseñanzas de Dios, no con otras tonteras.

Y: Buen día.

            73.

Cliente: ¿Sabes dónde hay una librería cristiana por aquí? No tienes ningún libro que se pueda comprar.

Yo: Todos mis libros están a la venta, señor.

C: Pero ninguno vale la pena.

Cosas de Libreros 70 y 71


70.

Clienta: Hola ¿Dónde están tus Biblias y libros de catecismo?

Yo: Desafortunadamente no contamos con libros de catecismo, pero le puedo mostrar dónde tengo las Biblias. (La conduzco al área de religión) Es aquí y sólo tendría estas (le muestro las copias)

C: Déjame verlas, gracias. (Después de varios minutos) ¡¿Ya viste qué otras cosas tienes junto a las Biblias?!

Y: ¿Cómo?

C: Tienes libros como el Corán, cosas de Budas y otras tonterías.

Y: Lo lamento, pero están en el área de religión al igual que la Biblia que es un libro religioso.

C: ¡La Biblia no es un libro religioso!

Y: ¿Entonces qué es?

C: ¡Es la palabra de Dios!

Y: ¿Algo más en lo que le pueda ayudar?

C: Quiero quejarme e informar de esto a los dueños, no es posible, es un sacrilegio.

Y: Claro, mire, si gusta, sólo si gusta, le puedo dar el correo de los directivos para que les escriba.

C: Estaría muy bien, porque lo voy a hacer.

            71.

Cliente: Veo que en tu sección de Religión tienes la Biblia mezclado con otras cosas y déjame decirte que así vas a arruinar tu negocio porque Dios no permite la adoración a falsos dioses.

Cosas de Libreros 68 y 69


            68.

Cliente: Hola, ¿Qué libros de toros tienes?

Yo: ¿Libros de toros? ¿cómo tauromaquia y ese tema?

C: ¿Pues qué otro?

Y: No sé, podría ser un libro para el cuidado de la especie. ¿quiere un libro de técnica de toreo o de fotografía?

C: De fotografía, quiero apreciar tan fabuloso arte.

Y: Permítame (le busco el libro de Los Toros del fotógrafo Michael Crouser). Aquí tiene.

C: (Lo ojea rápidamente) Qué porquería de libro, todas las fotografías son en blanco y negro. Un libro de toros sin colores, eso es la fiesta de los toros, colores, y aquí no se ve nada, ni la sangre ni nada. (Deja el libro)

*Aquí la página del fotógrafo http://michaelcrouser.com

            69.

Clienta (al teléfono): ¿Hola, me podrías informar qué costo tiene la Biblia?

Yo: Claro, ¿alguna edición de la Biblia en especial?

C: Pues la única. (Yo me refería a las distintas ediciones que se han hecho de la Biblia pero su respuesta me invitó a pasar un buen rato)

Yo: Bien, le leo cuales tengo y me dice si alguna le parece. (Busco en el sistema) La biblia de las piedras, Biblia de los animales, Biblia de dragones, Biblia del yoga, Biblia del diablo, Biblia de los vegetarianos, Biblia de la oficina, Biblia para mujeres, Biblia de los caídos, Biblia de la grafología, Biblia de la selección Española de Futbol, Biblia del lenguaje corporal, Biblia gnóstica, Biblia del Real Madrid, Biblia para hípsters, Biblias sagradas y monstruos…

C: Quiero la Biblia de Dios.

Y: Se refiere a la Biblia religiosa, la de las misas.

C: No veo qué otra.

Y: Le puedo decir qué otras.

C: Quiero la Biblia de Dios nuestro señor.

Y: ¿Alguna edición en especial?

C: No.

Y: Tengo varias presentaciones.

C: La más barata.

Y: Sí, tiene un costo de doscientos pesos.

C: Está más barata en la iglesia.

Y:…